Crenicichla lugubris

Crenicichla lugubris

Nombre común: Crenicichla lugubris.

Sinónimos no válidos: Permanece con su denominación original, siendo no válidas: Crenicichla funebris, Cychla rutilans, Cychla rutilens.

Clasificación:
• Orden: Perciformes.
• Familia: Cichlidae (Cíclidos).
• Subfamilia: Cichlinae.
• Tribu: Crenicichlini.

Biotopo:
Amazónico. Habita tanto en los canales principales de los ríos como así también en lagos, lagunas y calas en aguas blancas o negras.

Distribución:
En la cuenca del Amazonas: ríos Branco, Negro y Uatumã en Brasil, en los ríos Essequibo y Branco en Guyana y en el río Corantijn en Surinam.

Forma:
Típica del género, forma muy hidrodinámica, comprimida lateralmente, de cuerpo alargado y robusto, con poca altura, aleta caudal redondeada a lanceolada.

Kullander (1991) contando las escamas en la línea horizontal E1 dividió al género en dos “supergrupos”: C. lugubris y C. saxatilis (además existen otros cinco grupos: C. reticulata, C. wallacii –Crenicichlas spp. “enanos”– C. scottii, C. missioneira y el grupo de C. lacustris).

Las especies del grupo de C. lugubris son los miembros más grandes del género, cuentan con un elevado número de espinas y de muchas escamas de pequeño tamaño a lo largo de la línea lateral. Este grupo está dividido a su vez en dos subgrupos.

El primero engloba a aquellas especies con 110 o más escamas en la línea horizontal E1, por lo general poseen el hocico embotado y presentan un cambio ontogenético drástico del patrón de color. A este subgrupo pertenecen: C. lugubris, C. adspersa, C. lenticulata, C. strigata, C. cincta, C. johanna (con 90-110 escamas), C. rosemariae, C. marmorata y C. sp. “Venezuela”. La mayoría de estas especies cuando se trata de ejemplares jóvenes tienen en la cabeza un punteado característico, este patrón es visible en C. adspersa, C. lenticulata, C. marmorata, C. strigata y C. johanna.

El segundo subgrupo lo enumeró Ploeg (1991) y se caracterizan las especies que lo conforman por tener el hocico puntiagudo, son dorsoventralmente comprimidos, no presentan un cambio ontogenético drástico en el patrón de color y tienen entre 80 a 110 escamas en la línea horizontal E1. A este subgrupo pertenecen: C. acutirostris, C. jegui, C. multispinosa, C. percna, C. phaiospilus, C. ternetzi y C. vittata. Los ejemplares juveniles de este subgrupo aparentemente no presentan puntos en la cabeza.

Coloración:
Las especies que conforman el grupo del C. lugubris son las más coloridas del género, esta especie en concreto tiene varios morfos de color, lo más comunes tienen como color base al tono grisáceo o al amarillo (más detalles en Diferencias sexuales).

Tamaño:
El máximo según la referencia 36.377 de Fishbase es de 24 cm S.L. (largo estandar), pero se han capturado ejemplares que sobrepasaban los 30 cm T.L. (largo total).

Diferencias sexuales:
Son apreciables cuando son adultos: las hembras tienen una fina línea blanca justo por debajo del borde externo de la aleta dorsal y su vientre es rosado, los machos por el contrario no poseen estas características, son ligeramente más largos y menos coloridos.

Temperatura:
Entre 26ºC y 30ºC.

Agua:
pH entre 5.5 y 6.5, dureza total igual o menor a 6ºdGH.

Acuario:
Necesitan tanques de enormes dimensiones para mantener a varios ejemplares (acuarios públicos) con refugios acordes a su tamaño y un filtro que mueva a la hora 3 veces el volumen del acuario.

Alimentación:
En la naturaleza aguardan en sus refugios por peces de pequeño y medio tamaño a los que capturarán a través de un movimiento “relámpago”, por lo tanto no hemos de olvidar de que son eminentemente carnívoros, aunque los podremos ir acostumbrando al alimento congelado e incluso al seco (hidratarlo previamente), es imprescindible contar con cultivos de alimento vivo.

Comportamiento:
Es medianamente agresivo con otras especies -si éstas son de gran tamaño de lo contrario pasarán a formar parte de su dieta- pero el comportamiento intraespecífico es muy agresivo.

Reproducción:
Una pareja reproductora necesitaría un acuario específico de unos 400 litros como mínimo, son monógamos y desovan en cavidades.

Tras el desove la hembra permanece junto a la puesta en tanto que el macho vigila el territorio circundante.

El desarrollo de los huevos es relativamente lento ya que la eclosión se produce en torno a los cinco días y nadarán los alevines libremente a partir de la semana de vida (siempre bajo los atentos cuidados de sus padres), es decir, en total transcurren 12 días aproximadamente desde la puesta según Wayne Leibel (1992).