Crenicichla compressiceps

Crenicichla compressiceps

Nombre común: Crenicichla compressiceps.

Etimología: proviene del latín, compressus = comprimida, y ceps = cabeza.

Primera importación: En 1990 Minde y Harnoos los llevaron a Alemania.

Clasificación:
• Orden: Perciformes.
• Familia: Cichlidae (Cíclidos).
• Subfamilia: Cichlinae.
• Tribu: Crenicichlini.

Biotopo:
Amazónico, vive en aguas claras, prefiere ubicarse en zonas de aguas rápidas, que posean arena fina y acumulaciones de piedras.

Distribución:
En Brasil, en el río Tocantins y sus afluentes.

Forma:
Única, es imposible confundirlo con otra especie del género, al menos entre las ahora conocidas. Como bien lo indica su nombre, posee una cabeza comprimida al igual que la mitad anterior de su cuerpo, lo que es totalmente atípico en el género Crenicichla. Es comprimido lateralmente y le atraviesan entre 6 y 8 bandas verticales finas, que a veces se extienden hasta la aleta dorsal. La aleta caudal tiene forma redondeada y posee unas finísimas bandas verticales oscuras (azules o negras), el mismo diseño se encuentra en la aleta anal; dicho diseño, no se encuentra en ninguna otra especie del género.

Coloración:
Dependerá de su ubicación geográfica, de todas formas, si dividiéramos a su cuerpo longitudinalmente, podremos apreciar que el mismo color se presenta con tonos diferentes, siendo algo más oscuros en la mitad superior que en la inferior. Dichos tonos pueden ser desde un azul grisáceo hasta un marrón amarillento. En todos los casos las aletas dorsal, anal y caudal cuentan con un reborde exterior negro, mientras que en la dorsal, por debajo, llevará un segundo reborde de color rojo.

Tamaño:
Machos 9 cm hembras 7 cm.

Diferencias sexuales:
No son muy apreciables, solamente en ejemplares adultos. Los machos son algo más largos que las hembras, y la aleta dorsal finaliza en punta en tanto que en las hembras termina algo más redondeada. La presencia o ausencia de las finas bandas horizontales no es indicativo del sexo, sino que se debe a características locales, es decir, de donde se han recolectado.

Temperatura:
23 a 32ºC en su entorno natural. En acuarios entre 25 y 28ºC.

Agua:
pH entre 6,0 y 6,5 y dGH 1º, y libre de todo tipo de compuestos nitrogenados.

Acuario:
A partir de 120 litros, espacioso y dispuestos con acumulación de piedras similar a un acuario de los lagos africanos, aunque con menos altura, ya que socavarán a las piedras para, debajo de las mismas, realizar sus puestas.

Alimentación:
Como toda especie del género es un depredador de especies más pequeñas, por lo tanto antes de adquirirlos debemos de poseer una fuente de alimentación acorde a sus hábitos, si bien más adelante con el tiempo y con paciencia, aceptarán gránulos y escamas, pero siempre alternados con el alimento vivo.

Comportamiento:
Son muy agresivos intraespecíficamente y, además de muy territoriales. Necesitan de acuarios específicos, o bien, que cohabiten con peces de gran tamaño y son relativamente fácil de mantenerles. Debido a la dificultad que presenta el distinguir los sexos, se recomienda adquirir un grupo pequeño y aguardar a que ellos mismos se emparejen. Su expectativa de vida está entre los cuatro y seis años.

Reproducción:
Será necesario brindarles unos parámetros químicos en el agua similares a los de su hábitat, es decir, agua muy blanda y ácida. La pareja realizará dentro de su territorio, excavaciones en el sustrato justo por debajo de las piedras, quedando de esta manera una suerte de cueva, que será defendida vehementemente de potenciales predadores. Aproximadamente 80 huevos serán adheridos al techo de la misma. El cuidado será casi exclusivamente realizado por la madre, ocasionalmente el padre ingresará al lugar de la puesta a limpiar los huevos. El desarrollo de los embriones es relativamente lento. Las larvas tardarán unos cuatro días en eclosionar y no saldrán de la cavidad hasta los doce o catorce días. Alrededor del sitio de la puesta, los padres podrán ser vistos guiando a sus alevines. Cambios rigurosos y continuos de agua, y el suministro de nauplios de artemia, lograrán un óptimo desarrollo. El cuidado de los padres se extenderá a lo largo de varios meses.

Nota: esta especie esta relativamente lejana morfológicamente del resto del género que integra, tanto que no se la puede integrar dentro de los grupos existentes.