Corydoras sp. Black Venezuela

Corydoras sp. Black Venezuela

Nombre común: Corydoras sp. Black Venezuela. Corydoras cf. aeneus “Black Venezuela”. Corydoras negro. “Coridora negra”. Esta especie carece de nombre científico al no estar oficialmente descrita de forma científica. De hecho hay cierta controversia sobre si se trata de una mutación o variedad cromática venezolana de Corydoras aeneus o bien de la especie muy similar Corydoras venezuelanus, tomando mucha más fuerza esta última por su distribución, hasta el punto que los expertos juzgan que el nombre apropiado sería Corydoras cf. venezuelanus “Black Venezuela”.

Clasificación:
• Orden: Siluriformes.
• Familia: Callichthyidae. (Calíctidos).
• Subfamilia: Corydoradinae.

Biotopo:
Tropical, en ríos de aguas negras y fondos arenosos.

Distribución:
Venezuela. Caño Domingo. Zona de Los Llanos. La variedad “normal” de Corydoras venezuelanus se da en ríos de zonas al pie de las montañas más fríos (19-25ºC) en el norte del país, como afluentes del río Tuy y la cuenca del lago Valencia en los Estados de Aragua, Carabobo y Miranda. También se da en la cuenca del Orinoco en ríos como el Chirgua o el Cabriales, pero nunca aparece en las zonas más cálidas de Los Llanos, donde es reemplazada por la variedad negra que nos ocupa.

Forma:
Típica de los Corydoras: su sección es triangular, coincidiendo el vientre con la base del triángulo: parte ventral aplastada y parte dorsal bombeada; la aleta adiposa, característica de esta familia se encuentra detrás de la aleta dorsal, la aleta pectoral, cuyo primer radio está transformado en una gran espina, desempeña un papel importante en la reproducción; en lugar de escamas cuentan con placas óseas que se solapan como si fueran tejas que les cubren los flancos, la cabeza y la espalda; todas las especies cuentan con un par de barbas en la mandíbula inferior, los ojos son grandes y, a diferencia de otros peces, móviles.

Esta especie tiene una espina dura en la aleta dorsal, seguida de 7 radios blandos, al igual que Corydoras aeneus, de la que es idéntica en forma.

Coloración:
Coloración negra mate uniforme sobre el cuerpo, con un tono marrón en la aleta dorsal y parte de la caudal, así como en la aleta adiposa Se distingue precisamente por este tono rojizo de las aletas de una variedad de cría negra de Corydoras aeneus, que parece no haberse estabilizado por completo. El vientre es blancuzco.

La coloración normal de Corydoras venezuelanus es prácticamente idéntica a la de Corydoras aeneus, pero muestra una gran mancha oval de color verde oscuro sobre la zona dorsal y un distintivo punto iridiscente de color marrón rojizo en la nuca.

Tamaño:
En acuario los machos 4 cm y las hembras 6 cm. En libertad pueden crecer hasta 7,5 cm.

Diferencias sexuales:
Macho más ahusado y pequeño que la hembra.

Temperatura:
22º – 26ºC

Agua:
Blanda o de dureza media. pH óptimo entre 6.0 y 7.2.

Acuario:
Recipientes con abundante vegetación y fondos arenosos o de grava suave.

Alimentación:
Omnívoro. Admite alimentos comerciales en forma de pastillas para peces de fondo. Necesitan alimentación variada y agradecen especialmente la adición de presas vivas (lombrices, gusanos, larvas de mosquito) o congeladas de buena calidad.

Comportamiento:
Como todos los Corydoras, necesita vivir en grupos formados por, al menos, seis individuos, de lo contrario su comportamiento es nervioso o bien huidizo y en exceso tímido. Pez pacífico compatible con otros peces amazónicos. Ideal para un acuario comunitario como complemento de fondo.

Esperanza de vida:
Es un pez bastante longevo, que puede alcanzar 8 – 13 años de edad.

Reproducción:
Como es habitual en el género, el desove se produce entre una hembra y dos o tres machos con las clásicas posturas en “T”. La hembra deposita cada vez entre 3 y 6 huevos entre sus aletas pélvicas, que son fecundados por un macho en la postura en “T” (la hembra se coloca perpendicular al macho, con su cabeza tocando su vientre). Los huevos, adhesivos de 2 mm son pegados debajo de las hojas o en las paredes del acuario en pequeños grupos o racimos dispersos.

Los huevos pueden trasladarse si se desea a otro acuario con abundante aireación (bien despegándolos del cristal con cuidado, al principio son blandos y frágiles, pero a los 30 minutos empiezan a ser muy duros y resistentes o bien trasladando enteras las hojas en las que han sido depositadas). Para coger un huevo depositado en el cristal, basta con hacer una leve presión con el dedo sobre él, y si es reciente seguirá siendo adhesivo y se quedará pegado al contacto, y así podremos volver a pegarlo en otra superficie vertical. Hay que tener cuidado de no cogerlos de este modo si están recién puestos porque son aún frágiles y se reventarán (esperar al menos media hora) ni demasiado tarde porque habrán perdido su adherencia y ya no podremos pegarlos en otra superficie. En este caso se pueden dejar en el fondo con abundante aireación, ya que las posibilidades de que los huevos no suspendidos se llenen de hongos son mayores. Una técnica alternativa para coger los huevos es, mientras están tiernos, recogerlos acercando suavemente a ellos una pluma de ganso u otra ave y dejar que se adhiera a la superficie, para luego pegarlos en la superficie que deseemos.