Corydoras sodalis (Corydora sodalis)

Corydoras sodalis (Corydora sodalis)

Nombre común: Corydora sodalis. “Coridora reticulada”, nombre que induce a confusión con C. reticulatus, una especie distinta.

Clasificación:
• Orden: Siluriformes.
• Familia: Callichthyidae. (Calíctidos).
• Subfamilia: Corydoradinae.

Biotopo:
Amazónico, en aguas de fondos arenosos.

Distribución:
Brasil, Costa de Capacete, ríos Amazonas y Solimóes; Perú, río Yavari, caño de Guavariba, lago Matmata.

Forma:
Típica de los Corydoras. Cuerpo grueso, con mayor volumen hacia la parte delantera, con espalda arqueada. No tiene escamas, sino escudos óseos superpuestos. Los ejemplares sanos muestran dos pares de barbillones largos y sin cortes en la mandíbula superior.

Esta especie es muy variable tanto en forma como en coloración. Entre los importadores se distingue entre Corydoras sodalis “normal”; Corydoras sodalis de cuerpo alargado (Low-Body); Corydoras sodalis de cuerpo alto (High-Body); Corydoras sodalis de cabeza redondeada (Round-Head) y también existe una variedad de coloración grisácea: Corydoras sodalis gris (Var. Grey).

Coloración:
Color de fondo ocre claro, con un reticulado de color gris plateado a marrón. El reticulado puede organizarse –en algunos ejemplares– de forma que presente tres líneas horizontales en los costados, de una manera similar a como aparece en C. trilineatus. Las aletas dorsal y caudal tienen también bandas formadas por puntos irregulares. Como ya hemos referido, existe una variedad de coloración de base grisácea.

Corydoras sodalis es a menudo confundido con C. reticulatus, con la que se la confunde muy frecuentemente. No obstante, no es difícil diferenciar entre estas dos especies. Corydoras reticulatus presenta una gran mancha de forma ovalada que prácticamente llena la totalidad de la aleta dorsal y las marcas reticuladas son de un color marrón oscuro con apariencia mate. En Corydoras sodalis las marcas reticuladas son de un color gris plateado y el cuerpo presenta una coloración más brillante (en comparación con la mate apagada de C. reticulatus) y de tono verdoso. C. sodalis presenta también manchas y puntos irregulares en la aleta dorsal que forman tres o cuatro bandas horizontales onduladas.

Tamaño:
Hasta 5 cm.

Diferencias sexuales:
Las hembras maduras son ligeramente más voluminosas y alcanzan mayor tamaño, aunque esta diferencia no es tan evidente como en otras especies de corydoras.

Temperatura:
22º a 26º centígrados.

Agua:
Blanda o semiblanda. pH entre 6.0 y 7.5. GH entre 2ºd y 12ºd.

Acuario:
Recipientes con abundante vegetación y fondos arenosos o de grava suave.

Alimentación:
Omnívoro. Admite alimentos comerciales en forma de pastillas para peces de fondo, larvas de mosquito, escamas. gránulos que lleguen al fondo, artemia, etc.

Comportamiento:
Como todos los corydoras, necesita vivir en grupos formados por, al menos, seis individuos. Pez pacífico compatible con otros peces amazónicos.

Esperanza de vida:
La esperanza de vida de esta especie es algo menor que la de otras especies de Corydoras de mayor tamaño. Se estima que para C. sodalis está en torno a 6-7 años.

Reproducción:
Difícil de conseguir en acuario, pero posible, como demuestran, entre otros, los informes de Ian Fuller, que ya consiguió reproducirla en julio de 1980.

Los parámetros para la reproducción son una dureza baja (máximo 10ºd de GH) y un KH apropiado será de 3ºd, con un pH ligeramente por debajo del neutro. La temperatura adecuada son 25ºC.

El desove se produce entre una hembra y dos o tres machos con las clásicas posturas en “T”. Como en otras especies de corydoras se puede favorecer la puesta imitando la llegada de la estación lluviosa, es decir, haciendo cambios de agua frecuentes a una temperatura ligeramente inferior dejando que alcance de nuevo la temperatura normal de mantenimiento.

Suele elegir los vidrios del acuario en lugar del envés de hojas (al menos así figura en las experiencias publicadas, aunque con distintas plantas puede que se obtengan distintos resultados). La hembra deposita cada de 2 a 4 huevos entre sus aletas pélvicas, que son fecundados por un macho en la postura en “T”.

El número de huevos puede llegar a 75-90, que son depositados en el espacio de 2-4 horas y tienen un tamaño medio para el género, con 1,75 mm. de diámetro. Son de color blanco.

La mayoría de los corydoras respetan sus huevos y los de sus congéneres, pero en el caso de C. sodalis se ha reportado que ellas mismas pueden devorarlos unas horas después de ponerlos, aunque puedan darse casos en que no ocurra así. De este modo, lo mejor si se quiere tener éxito en la reproducción es retirar a los adultos una vez efectuada la puesta.

Los huevos pueden trasladarse si se desea a otro acuario con abundante aireación (bien despegándolos del cristal con cuidado, al principio son blandos y frágiles, pero a los 30 minutos empiezan a ser muy duros y resistentes o bien trasladando enteras las hojas en las que han sido depositadas). Para coger un huevo depositado en el cristal, basta con hacer una leve presión con el dedo sobre él, y si es reciente seguirá siendo adhesivo y se quedará pegado al contacto, y así podremos volver a pegarlo en otra superficie vertical. Hay que tener cuidado de no cogerlos de este modo si están recién puestos porque son aún frágiles y se reventarán (esperar al menos media hora) ni demasiado tarde porque habrán perdido su adherencia y ya no podremos pegarlos en otra superficie. En este caso se pueden dejar en el fondo con abundante aireación, ya que las posibilidades de que los huevos no suspendidos se llenen de hongos son mayores. Una técnica alternativa para coger los huevos es, mientras están tiernos, recogerlos acercando suavemente a ellos una pluma de ganso u otra ave y dejar que se adhiera a la superficie, para luego pegarlos en la superficie que deseemos.

El tiempo de eclosión es variable, pero se aproxima a 4 días a la temperatura señalada de 25ºC. Tras la eclosión tardan dos días en absorver el saco vitelino y empezar a alimentarse de forma externa. Lo harán de microgusanos o nauplios de artemia en los primeros días, pasando progresivamente a alimentos de mayor tamaño.

Con una semana de vida tienen un tamaño de 7 mm, y a partir de ahí el crecimiento no es muy rápido, alcanzando 12 mm con un mes de edad y cerca de 20 mm a los dos meses. Con tres meses de edad el tamaño que alcanzan es de 2,5 cm Para entonces ya presentan la coloración de los adultos.