Corydoras haraldschultzi (Corydora mosaico)

Corydoras haraldschultzi (Corydora mosaico)

Nombre común: Corydora mosaico. Corydoras reticulada (se presta a confusión con la especie C. reticulatus) El nombre correcto no es “coridora”, sino “Corydoras”). Debe su nombre al ictiólogo Harald Schultz. Corydoras haraldschultzi.

Clasificación:
• Orden: Siluriformes.
• Familia: Callichthyidae. (Calíctidos).
• Subfamilia: Corydoradinae.

Primera importación: A Europa en 1959, por Harald Schultz.

Biotopo:
Amazónico, en aguas de fondos arenosos.

Distribución:
Brasil: Goias, río Tocantins, Mato Grosso. Bolivia: curso superior del río Guaporé, río Paucerna y río Araguaia, aunque las referencias a este último lugar pueden deberse a confusiones con Corydoras araguaiensis, que mantiene un patrón de color similar.

Forma:
Típica de los Corydoras, con la particularidad de tener una “nariz” más alargada que otros peces del mismo género, pero sin llegar a ser una “lon-nose”: parte ventral aplastada y parte dorsal bombeada; la aleta adiposa, característica de esta familia se encuentra detrás de la aleta dorsal: la aleta pectoral, cuyo primer radio está transformado en una gran espina, desempeña un papel importante en la reproducción. En lugar de escamas cuentan con placas óseas que se solapan como si fueran tejas que les cubren los flancos, la cabeza y la espalda; todas las especies cuentan con un par de barbas en la mandíbula inferior, los ojos son grandes y móviles.

Coloración:
El color de fondo es ocre claro, salpicado de manchas marrones, finas en la zona de la cara, pero que a menudo se disponen en forma de 4-5 rayas en los flancos. El salpicado en la cara se hace más fino y desaparece en las mejillas en algunos ejemplares, por debajo de los ojos hacia adelante, mientras que está presente en otros. Presenta las aletas pectorales de color naranja.

A menudo se confunde a esta especie –a veces a propósito, puesto que así se vende más cara– con Corydoras sterbai, cuyo patrón de color puede resultar parecido a primera vista, pero que difiere mucho si se mira atentamente. La diferencia fundamental es, aparte de la forma más compacta (nariz más corta y redondeada, con formas más suaves y armoniosas) de C. sterbai, que en ésta el patrón de coloración es el inverso: manchas claras sobre fondo oscuro en vez de las manchas oscuras sobre fondo claro de C. haraldschultzi. Las manchas sobre la cara son visibles y más gruesas en C. sterbai, no desapareciendo en ningún ejemplar bajo los ojos. Las aletas pectorales de C. sterbai son de un color naranja más vivo, y este tono naranja se extiende también al vientre (blancuzco o del mismo color ocre del fondo en C. haraldschultzi). Otra especie con coloración similar es Corydoras araguaiaensis, pero en ella el color claro de fondo es predominante sobre el de las manchas marrones, más separadas. En esta especie, además, la aleta dorsal es transparente o apenas presenta coloración. Otra especie de coloración y forma muy similar es Corydoras noelkempfi, que difiere en un patrón más irregular y con predominio de bandas verticales en la zona central de los flancos.

Tamaño:
Los machos hasta 5 cm y las hembras hasta 6,5 cm.

Diferencias sexuales:
Macho más ahusado y pequeño que la hembra.

Temperatura:
23 a 26ºC.

Agua:
pH entre 6.0 y 7.2; agua blanda o de dureza media (hasta 15ºdGH). Los peces son delicados y especialmente sensibles ante contaminantes o presencia de amonio, nitritos o nitratos.

Acuario:
Recipientes con abundante vegetación y fondos arenosos o de grava suave.

Alimentación:
Omnívoro pero no detritívoro, consume lo que han dejado los otros peces, pero en ningún caso come excrementos o materia en putrefacción como algunos creen. Admite alimentos comerciales en forma de pastillas para peces de fondo. Necesita una dieta variada con aporte regular de alimentos vivos (o congelado de calidad) y componente vegetal añadido, como espirulina.

Comportamiento:
Pez de fondo, muy tranquilo y sociable, compatible con peces pacíficos. Como todos los corydoras, necesita vivir en grupos formados por, al menos, seis individuos.

Puede vivir en agua pobre en oxígeno. Es capaz de respirar el aire atmosférico que pasa a su sangre gracias a su intestino modificado. Se lanza a la superficie para absorber bocanadas de aire y baja a las capas inferiores de nuevo. Después de tomar el oxígeno, expulsa el residuo por el ano.

Esperanza de vida:
Como otros peces del género XCorydoras, puede vivir de 8 a 10 años e incluso más.

Reproducción:
Muy infrecuente en acuario, existiendo muy pocas experiencias de cría publicadas. Típico desove con postura en “T” en grupos formados por más machos que hembras (un ratio de una hembra por cada dos ó tres machos es lo ideal).

Frecuentes cambios de agua y renovación con agua blanda con un pH ácido (en torno a 6) a unos grados de temperatura menos que la del tanque favorecen las puestas. En el caso de esta especie, el oscurecimiento del acuario con la atenuación de las luces durante el día y del agua del tanque con el uso de turba que aporte un color ámbar da buenos resultados. Esta receta es válida también para Corydoras leopardus, Corydoras pulcher y Corydoras eques. Las citadas especies suelen hacer sus puestas durante la noche y en las horas crepusculares, pero pueden suspender por completo su actividad reproductora en presencia de fuerte iluminación.

El desove dura bastante tiempo, pudiéndose prolongar hasta en 3 días consecutivos. Cada vez depositan sólo unos pocos huevos de unos 2 mm de diámetro, y al final se pueden llegar a contar entre 40 y 50 huevos que eclosionan en unos cuatro días a 25ºC, haciéndolo de forma escalonada del mismo modo que fueron puestos.

Dos días más tarde de la eclosión las larvas absorben su saco vitelino y son capaces de nadar por sí mismas. En las experiencias descritas (D. Lamburne, 1995), los padres ignoran a las larvas, no procurándoles cuidados pero tampoco se las comen. Lo mismo ocurre con los huevos.

A las pocas semanas los juveniles ya presentan el patrón de coloración de los adultos, incluyendo las aletas pectorales naranjas. Esto los diferencia de C. sterbai, cuyos juveniles tardan más de dos meses en tener la coloración de los adultos en el cuerpo y casi el doble en obtener el color naranja en aletas y vientre.