Corydoras hastatus (Corydora enana)

Corydoras hastatus (Corydora enana)

Nombre común: Corydora enana, nombre que se presta a confusión con el resto de Corydoras de pequeño tamaño, como son “C. pygmaeus, “C. habrosus”, y otras. En inglés se utiliza el nombre “Tail spot pygmy cory”, cuya traducción sería algo así como: “corydora enana manchada en la cola”. Corydoras hastatus.

Primera importación en 1912.

Sinónimos en desuso: Corydoras australe (Eigenmann & Ward, 1907)y Microcorydoras hastatus.

Clasificación:
• Orden: Siluriformes.
• Familia: Callichthyidae. (Calíctidos).
• Subfamilia: Corydoradinae.

Biotopo:
Amazónico. Principalmente en la región inferior del amazonas.

Distribución:
Esta especie puede encontrarse en el Matto Grosso (Brasil), y en los ríos Paraguay y Pilcomayo, en Paraguay, Bolivia y Argentina.

Forma:
Presentan una leve variación con respecto a la forma típica de los corydoras. Los C. hastatus tienen una forma más ahusada, con el vientre algo convexo (y no plano como el resto de especies de la familia); hecho que denota el comportamiento de ésta especie, no de hurgar comida en el sustrato del acuario, sino más bien a media altura, entre las plantas. La aleta adiposa, que es característica de esta familia se encuentra entre la aleta dorsal y el pedúnculo caudal. Poseen con un par de barbas a cada lado en la mandíbula inferior. Los ojos son muy grandes y móviles, algunos ejemplares tienen ojos completamente negros (o muy oscuros) mientras que otros poseen ojos plateados con el centro negro (pupila). Esta característica parece estar relacionada con la zona de proveniencia. Los miembros de ésta familia cuentan con placas óseas y no con escamas.

Diagnosis: Dorsal 1/7; Anal 1/5-6; poseen 22 a 24 placas óseas en la zona superior de cada costado y, 20 a 22 placas en la zona inferior.

Coloración:
El color de base es plateado-verdoso, metálico. En el pedúnculo caudal presenta una mancha negra, con forma de cono truncado, de base posterior, que abarca el pedúnculo y parte de la cola. Esta “mota” está atravesada por unas líneas doradas que cortan los cuatro vértices (del “cono”); de éstas líneas, las posteriores son muy visibles, pero las anteriores no se observan con tanta facilidad. Los ojos grandes, en algunos ejemplares son muy oscuros, o completamente negros; mientras que en otros presentan un halo metalizado (dorado o plateado) alrededor de la pupila. Este carácter parece estar relacionado con la zona de proveniencia de la especie.

Tamaño:
Es uno de los corydoras más pequeños. El tamaño máximo es de 3 cm en las hembras, y algo menos en los machos.

Diferencias sexuales:
Como en la mayoría de los corydoras, las diferencias sexuales son muy difíciles de apreciar. Cuándo los ejemplares son adultos puede apreciarse que las hembras son algo más largas y corpulentas, y los machos más pequeños y estilizados.

Temperatura:
Entre los 23º y los 27ºC.

Agua:
pH: entre 6.0 y 7.0. GH: entre 3ºd y 12ºd.

Acuario:
Gustan de acuarios abundantemente plantados y con provisión de plantas flotantes. Si por el contrario se las mantiene en un acuario desprovisto de éstos “escondites naturales” pasarán inmóviles la mayor parte del día. Buscarán el alimento entre las plantas plumosas o entre las de tipo musgo, como son la riccia y el musgo de java.

Alimentación:
Omnívoro. Aceptan de buen grado todo tipo de alimentos, siempre y cuándo esté triturado, ya que sus bocas son muy pequeñas.

Comportamiento:
Pez sumamente pacífico compatible con otras especies amazónicas. Como todos los Corydoras, necesita vivir en grupos. No es conveniente mantenerla junto a peces grandes o de comportamiento muy activo, ya que estarán asustadas e inmóviles en un rincón del acuario. Lo ideal es proveerle compañeros pacíficos y de nado lento, no territoriales y de pequeño tamaño.

Reproducción:
Cambios de agua del 40% con agua más fresca, de modo que la temperatura baje ligeramente (hasta los 20ºC), y que vuelva a recuperar poco a poco la temperatura original (24-25ºC) se han mostrado eficaces para favorecer las puestas. Los cambios de agua frecuentes y una dieta variada son los mejores incentivos para obtener desoves de esta especie. Un aumento en la oxigenación del agua también ayuda a provocar una puesta.

La hembra deposita de 2 a 4 huevos cada vez entre sus aletas pélvicas, que son fecundados por un macho en la postura en “T” en los próximos 30 segungos. Este ritual se repite hasta que se hayan liberado unos 100 huevos.

Los huevos eclosionan aproximadamente a las 48 hs de la puesta y las larvas tardan unos tres días en consumir el saco vitelino. Después de este período hay que alimentarlos con comida en polvo para alevines o microgusanos.