Corydoras agassizii (Corydora de Agassiz)

Corydoras agassizii (Corydora de Agassiz)

Nombre común: Corydora de Agassiz. Dedicada al Dr. Jean Louis R. Agassiz. En Francia se la denomina Corydoras “sauvage”, en referencia a la procedencia salvaje de todos los ejemplares, ya que nunca ha sido criada en cautividad (o no existen informes conocidos de ello). Corydoras agassizii.

Clasificación:
• Orden: Siluriformes.
• Familia: Callichthyidae. (Calíctidos).
• Subfamilia: Corydoradinae.

Biótopo:
Amazónico.

Distribución:
Sudamérica: Brasil: río Amazonas, río Jurna; Colombia: río Amazonas; Venezuela: Caño de Quiribana, Caicara; Perú: Ríos Napo y Pachitea, Curso superior del Amazonas en las proximidades de Iquitos. Se ha informado de su presencia en este país cerca de Loreto (cuestionable) y en el río Nanay (en tal caso sería introducida, ya que no es natural de ese río).

Forma:
La habitual en el género Corydoras: boca ínfera, parte ventral del cuerpo aplastada y parte dorsal bombeada; la aleta adiposa, característica de esta familia se encuentra detrás de la aleta dorsal. Las aletas pectorales, cuyos primeros radios están transformados en una gran espina, desempeñan un papel importante en la reproducción. En lugar de escamas cuentan con placas óseas que se solapan como si fueran tejas que les cubren los flancos, la cabeza y la espalda; cuentan con un par de barbas en la mandíbula inferior, los ojos son grandes y móviles. Los ejemplares sanos muestran unos barbilones largos y sin cortes.

Coloración:
La coloración del cuerpo es gris, cubierto con manchas irregulares de color marrón (de tostado a oscuro) de buen tamaño y bien alineadas. Una línea negra muy marcada (máscara) se sitúa sobre el ojo.

Corydoras agassizii tiene un patrón de coloración muy similar al de Corydoras ambiacus – Cope, 1872, del río Ambiacu (Perú) de la que es prácticamente imposible de distinguir sin hacer una diagnosis post-morten del animal. En Corydoras ambiacus las manchas pueden ser más pequeñas, la mancha sobre la dorsal más marcada y la mancha sobre el ojo menos marcada, pero pueden aparecer ejemplares con patrón de coloración idéntico al de C. agassizii.

También se puede confundir con otras especies de Corydoras punteados, a las que los distribuidores colocan indistintamente el nombre de “Corydoras punctatus”, sin que ninguna sea en realidad de esta especie. Bajo esa denominación se importan principalmente C. ambiacus, C. agassizii, C. leucomelas, y C. schwartzi. La realidad es que es la verdadera Corydoras punctatus es bastante fácil de distinguir de las especies mencionadas, ya que es bastante diferente a todas ellas. En primer lugar C. punctatus, al contrario que las otras cuatro, no tiene una “máscara” negra sobre los ojos. Los puntos sobre el cuerpo de C. punctatus son realmente puntos redondos, mientras que en las otras especies son manchas irregulares que se pueden asemejar a puntos, pero sin llegar a serlo. En muchos especímenes, además, estas manchas pueden llegar a formar líneas en los costados, cosa que jamás ocurre en una C. punctatus.

Excepto Corydoras schwartzi, cuya primera espina de la aleta dorsal es de color blanco crema, las otras cuentan con una mancha de tamaño considerable, o una banda que entra en la parte superior del dorso. No obstante hay ejemplares que carecen de esta mancha, especialmente en C. agassizii. Según Ian Fuller, a veces aparecen en C. schwartzi bajo la dorsal dos o tres filas de pequeñas manchas horizontales, que son muy poco visibles en algunos ejemplares.

Las manchas sobre la aleta dorsal son distintivas para cada especie, si bien es cierto que puede haber casos particulares y poblaciones particulares que dificulten su identificación. Corydoras punctatus tiene una gran mancha en forma circular que está situada más o menos centrada sobre la aleta dorsal, cosa de la que carecen las otras cuatro especies referidas. Corydoras ambiacus tiene un área negra que comienza debajo de los tres primeros radios de la aleta dorsal y se extiende de manera ascendente en esta aleta, cubriendo aproximadamente las dos terceras partes de la misma. Corydoras agassizii, como ya hemos dicho, es muy similar en apariencia a Corydoras ambiacus, y a menudo son casi imposibles de distinguir. El rasgo más distintivo entre las dos es que si se comparan las manchas de la aleta dorsal en Corydoras agassizii es de color marrón oscuro con pigmentos negruzcos que se extienden desde el cuerpo cubriendo la extensión por completo de los dos primeros (a veces tres) radios de la aleta dorsal. No obstante, ya hemos dicho que este rasgo puede cambiar de ejemplar a ejemplar, lo que dificulta la identificación.

El tamaño, orientación y color de las manchas corporales es variable tanto en C. agassizii como en C. ambiacus pudiendo ser de color tostado suave hasta marrón casi negro. No hay manera de distinguirlas fijándose únicamente en este punto.

Corydoras leucomelas es muy parecida a todas las anteriores pero es de menor tamaño y sus colores están más definidos. El cuerpo es blanco, con pequeños puntos de color negro azabache, que pueden ser bastante variables tanto en talla como en distribución. Además, algunos especímenes pueden tener líneas irregulares formadas por estos puntos. En esta especie la mancha sobre la aleta caudal tiene forma de diamante o rombo, de buen tamaño, y se dispersa igualmente sobre el cuerpo y la aleta.

Corydoras schwartzi también tiene un cuerpo de base blanca, como Corydoras leucomelas, pero alcanza un tamaño ligeramente mayor. En C. schwartzi las manchas corporales son de mayor tamaño que en C. leucomelas y llegan a formar cuatro o cinco bandas que recorren por completo ambos costados del pez. Estas bandas pueden ser muy visibles en unos ejemplares e imperceptibles en otros de la misma especie. Estas bandas se disponen a ambos lados de la unión entre escudos dorsales y ventrales, lo que diferencia de otras dos especies relacionadas, que cuentan con una banda o fila de manchas en el centro del cuerpo así como más filas de manchas debajo y arriba de esta. Se trata de C. ornatus, C. pulcher y C. parallelus.

Tanto Corydoras ornatus como Corydoras pulcher cuentan con una banda longitudinal compuesta por manchas que se extiende desde la cabeza hacia el pedúnculo caudal en ambos costados. En el caso de C. ornatus existen dos bandas adicionales a cada lado de la central; y en C. pulcher se presenta una en cada lado con borde escalonado en zig-zag que recorre toda la parte trasera del pez. Las manchas en Corydoras ornatus rara vez se combinan para formar bandas sólidas, pero en Corydoras pulcher ocurre lo contrario.

Corydoras parallelus es muy similar a C. schwartzi, con las bandas dispuestas exactamente de la misma manera, pero en C. schwartzi las manchas rara vez se fusionan en bandas sólidas, sino que aparecen entrecortadas.

En Corydoras pulcher es lo habitual que las manchas se fusionen en bandas, y cuenta como rango distintivo con una gran mancha en forma de rombo o diamante que cubre la mitad de la aleta dorsal y se extiende hacia el cuerpo hasta llegar al punto de unión entre los escudos dorsales (superiores) y los ventrales (inferiores).

Una diferencia adicional entre ellas es que Corydoras schwartzi cuenta con manchas bien visibles en la aleta caudal, que forman al menos ocho barras verticales irregulares, mientras que Corydoras parallelus tiene una aleta caudal prácticamente transparente.

Tamaño:
Machos 5,5 cm; hembras 6,5 cm.

Diferencias sexuales:
No muy aparentes. Las hembras maduras son algo más voluminosas y alcanzan mayor tamaño.
Temperatura:
22º a 26º centígrados.

Agua:
Blanda o semiblanda. pH entre 6.0 y 7.2. GH entre 2ºd y 12ºd. No toleran la sal.

Acuario:
Recipientes con abundante vegetación y fondos arenosos o de grava suave.

Alimentación:
Alimentación en el fondo. Omnívoro. Admite alimentos comerciales en forma de pastillas para peces de fondo, así como alimento vivo.

Comportamiento:
Pez pacífico compatible con otros peces amazónicos.

Como todos los Corydoras, necesita vivir en grupos formados por, al menos, seis individuos. En su medio natural forman bancos de cientos o miles de individuos, bancos numerosos que constituyen su principal mecanismo de defensa frente a sus múltiples depredadores. Como ocurre con otras especies la protección está en el grupo. Estos peces son extremadamente gregarios y se sienten estresados e indefensos si se mantienen pocos ejemplares.

Reproducción:
No existen informes de la reproducción de esta especie en acuario. Ni siquiera Ian Fuller, el más reputado reproductor de Corydoras a nivel mundial, la tiene en su lista de “éxitos”… una razón para seguir intentándolo.

Salvo su negativa hasta la fecha a reproducirse en cautividad, es de suponer que el proceso reproductivo es idéntico al de otros Corydoras de tamaño similar.