Clarias batrachus

Clarias batrachus

Nombre común: En inglés se le conoce como “Walking catfish” o “Common walking catfish”. Clarias batrachus.

Descrito originalmente por Linnaeus en 1758 como Silurus batrachus, quedando como sinónimo no válido. También recibió varias descripciones no válidas a ejemplares juveniles, como Macropteronotus jagur – Hamilton, 1822; Clarias jagur – (Hamilton, 1822); Clarias magur – (Hamilton, 1822); Macropterus magur – Hamilton, 1822; Clarias punctatus – Valenciennes, 1840; Clarias assamensis – Day, 1877.

Recibe múltiples nombres comunes y apodos. En Bangla Desh es conocido como “Climbing perch”, “Koi”, “Kagur” y “Walking catfish”. En Camboya como “Andeng”, “Trey andaing roueng” y “Trey andaing”. En la India como “Thamagur”, “Magur”, “Mahgur”, “Kug-ga”, “Mangri”, “Marpoo”, “Masarai”, “Ngakra” y “Yerivahlay”. En Indonesia como “Ikan keling”, “Ikan lele” y “Leleh”. En Laos como “Pa douk”. En Malasia como “Freshwater catfish”, “Ikan lele” y “Keli”. En Myanmar como “Nga-khoo”. En Nepal como “Mungri”. En Filipinas como “Alimudan”, “Hito”, “Hitong batukan”, “Ito”, “Kawatsi”, “Paltat”, “Pantat” y “Thai hito”. En Taiwán como “Thailand catfish”. En Tailandia como “Pla duk”, “Pla duk dam” y “Pla duk dam juend”. En Vietnam como “Ca tre trang”.

Tambien es conocido en Dinamarca como “Vandremalle”. En Finlandia como “Konnamonni”. En Alemania como “Froschwels” y “Wanderwels”. En Rusia como “Klarievyi som”. En Suecia como “Almal” y “Asiatisk vandrarmal”. Y en Estados Unidos como “Clarias catfish”.

Muchos de estos nombres comunes, al igual que se puede leer en la etimología de Clarias, hacen referencia a la capacidad escapista y de desplazamiento fuera del agua. El nombre alemán “Froschwels” se podría traducir como “siluro rana”.

Algunos de los apodos que recibe pueden hacer referencia a otras especies, incluso algunas con las que no comparte ni género ni familia, quizás pueda tratarse de una errata, o simplemente un uso extraño. Por ejemplo “Climbing perch” o “Perca trepadora” se usa específicamente para los Anabántidos, en concreto para los del género Ctenopoma. Igualmente pasaría con otros apodos como “Koi”, destinado a carpas ornamentales.

Etimología:
Del griego chlaros que significa animado o vivaz; en gran parte hace referencia a la vivacidad de la especie, y a su considerable capacidad para vivir largos periodos fuera del agua.

Clasificación:
• Orden: Siluriformes.
• Familia: Clariidae.

Biotopo:
En ríos y lagos amplios en los márgenes que inunda, arrozales, y sistemas de zanjas y charcas. Ocupa zonas de 1 m de profundidad, con vegetación ribereña, corriente leve, fondos arenososos o enlodados.

Distribución:
Ampliamente distribuido en Asia, siendo nativo de Bangla Desh, Camboya, India, Indonesia, Laos, Malasia, Myanmar, Nepal, Pakistán, Singapur, Sri Lanka, Tailandia y Vietnam.

También ha sido introducido artificialmente por el hombre en varios países como China, Japón, Nueva Zelanda, Filipinas, Taiwán y Estados Unidos. Los informes realizados del impacto ecológico que ha supuesto la introducción de esta especie fuera de su hábitat nativo no son buenos.

Las poblaciones más importantes se encuentran en la cuenca de los ríos Mekong y Chao Phraya, y en la península malaya.

Forma:
Forma cilíndrica característica de los Clariidae, cuerpo alargado y comprimido lateralmente en la región posterior.

La aleta dorsal es de gran tamaño y recorre el cuerpo desde el final de las aletas pectorales hasta el pedúnculo caudal. Carece de radio duro o espina, y cuenta con 60-76 radios blandos. La aleta anal también es larga y acaba en el pedúnculo caudal, aproximadamente la mitad que la dorsal en cuanto a longitud y altura, contando con 47-58 radios blandos. Las aletas pectorales cuentan con un leve aserramiento en la parte posterior del radio duro.

La cabeza es ligeramente prominente y la boca, de igual ancho que la cabeza, se encuentra dispuesta frontalmente. Cuenta con 4 pares de barbillones de gran longitud. Dos barbillones nacen justo en el labio inferior y otros dos en el superior, siendo la distancia entre barbillones de cada par el doble de la distancia a la comisura de los labios. Los otros dos pares de barbillones, dos superiores y dos inferiores, se encuentran situados detrás de los anteriores a poca distancia, siendo de menor grosor.

Coloración:
Existen tres variedades cromáticas:
– Albina: cuerpo de coloración naranja pálida, con ausencia total de moteado.
– Comercial: Cuerpo de coloración blanco-crema, en la parte superior de la cabeza y las aletas pectorales poseen una coloración naranja algo más marcada. Poseen varias manchas de gran tamaño a lo largo de la aleta dorsal, junto con otras de menor tamaño que se encuentran distribuidas por la región anterior.
– Salvaje: Similar a la forma habitual en los comercios, pero con el vientre totalmente blanco, el cuerpo con un tono amarronado más marcado (especialmente en la cabeza) y menor número de manchas.

Tamaño:
Entre 90 y 100 cm, aunque en cautividad raramente alcanza esta talla, rondando los 70 cm. Hay que considerar que la talla en comercios de estas especies suele ser entre 5 y 15 cm, pero el crecimiento en los primeros meses es sumamente rápido, alcanzando con facilidad en 1 año los 30-40 cm. A partir de esa talla su crecimiento se ralentiza mucho.

Diferencias sexuales:
Los machos presentan un moteado fino negro en la aleta dorsal, mientras que las hembras poseen alguna mota de mayor tamaño.

Además de esta diferenciación, los machos presentan una papila genital de mayor longitud o más prominente, y en forma cilíndrica. Por el contrario, las hembras poseen una región genital lisa y con el ovopositor no prominente.

También se pueden diferenciar por un mayor ancho del radio duro de las aletas pectorales en los machos.

Tanto esta característica como las dos anteriores, pueden ser tremendamente confusas en ejemplares juveniles y en ejemplares albinos, siendo más fácilmente apreciables en ejemplares con más de 25 cm. Quizás, en caso de ejemplares jóvenes, puede ser mas fiable diferenciarlos por la voluminosidad del cuerpo, siendo las hembras ligeramente más anchas en la región ventral.

Temperatura:
Entre 18º y 28ºC, siendo óptima en torno a los 24º C.

Agua:
pH entre 5.6 y 7.8. Aguas semiblandas o semiduras. Pese a estos parámetros, con una buena aclimatación se adaptará fácilmente en rangos más amplios de dureza y pH.

Acuario:
Requieren de un acuario de dimensiones acordes a su talla y actividad, siendo recomendable a partir de 600 l.

El acuario deberá estar bien plantado proporcionándoles lugares en los que ocultarse, pero dejando amplias zonas libre para su nado. Las plantas deben ser robustas y estár bien arraigadas para no ser desplantadas. Alguna formación rocosa, arcillosa y/o leñosa adecuada a su talla serán muy útiles para darles zonas de descanso.

Alimentación:
Omnívoro. En libertad su alimentación se basa principalmente en insectos, lombrices, moluscos, algunas plantas terrestres ribereñas y acuáticas, como también zooplancton y otra micro-fauna acuática.

En cautividad la alimentación no será un punto problemático, siendo aceptados con suma facilidad la mayoría de alimentos vivos, congelados y comerciales.

Comportamiento:
Pacifico, no siendo problema de compatibilidad su carácter, salvo que se mezcle con especies más tranquilas que puedan ser incomodadas por su nado activo.

Unos buenos compañeros de acuario serían grandes Ciprínidos o Cíclidos, que no sean agresivos, como Balantiocheilos melanopterus, Chromobotia macracanthus (botia payaso), algunos Epalzeorhynchos, Puntius y/o Rasboras. Habrá que evitar mezclarlos con especies que le quepan por la boca, las cuales pueden suponer una presa.

Pese a su actitud pacífica, demuestra cierta territorialidad intraespecífica en época de reproducción, expulsando y acosando una pareja formada a otros ejemplares que pudieran suponer alguna competencia.

Un comportamiento curioso en esta especie es su capacidad para sobrevivir durante bastante tiempo fuera del agua y desplazarse. Habitando en libertad en pequeñas charcas, zanjas u otras zonas inundadas, puede emigrar hacia otras similares o la fuente principal de agua cercana. Normalmente el pez se aproxima a la orilla, y con movimientos bruscos ayudándose de la aleta dorsal, va desplazándose por tierra hasta llegar a otro lugar acuático. Esto puedo conseguirlo bloqueando su sistema de respiración normal y utilizando unos órganos respiratorios auxiliares que posee para tal efecto.

En acuario, no tendrá esta costumbre tan habitualmente, aunque no habrá que descartar posibles saltos del acuario y seria recomendable evitarlos. En caso de producirse alguna salida del acuario, no será extraño no encontrarlo en las cercanías del mismo, en su búsqueda por una nueva zona acuática. Si será fácil, como en Corydoras y otras especies, verle subir a la superficie para tomar oxígeno atmosférico.

Reproducción:
Con alrededor de 28 cm ya son maduros sexualmente, y se han dado casos de reproducción en cautiverio con esta talla.

Su época reproductiva se extiende durante todo el año, en especial en la cuenca baja del río Mekong donde se han observado desoves durante todos los meses. Se han observado casos en los que una hembra puede desovar con un tiempo entre puesta y puesta de 3-4 semanas, dotando a esta especie de una alta capacidad reproductiva.

DATZ, aquarium público en Julio de 2004 un articulo titulado “Erfolgreiche Froschwels Nachzucht Im Aquarium” en su magazine “Die Aquarien- und Terrarienzeitschrift”sobre esta especie y su reproducción por parte de un acuarista alemán, Wolfgang Ros.

En una pareja formada se nota fácilmente el hecho de que estén preparados y dispuestos para realizar una puesta. Normalmente ambos ejemplares nadan juntos en numerosas ocasiones, pero en los 3 días anteriores al desove, estos nados se vuelven mas frecuentes y cambian el modo de realizarse. Dejan de nadar al lado del otro ejemplar, para nadar en pequeños círculos, el macho detrás de la hembra, de mayor rapidez y muy próximos ambos ejemplares, siempre por encima del lugar que han elegido para el desove. Estos nados se ven junto a leves roces, a menudo interrumpidos por pequeños golpes que propina el macho con la cabeza sobre la zona genital de la hembra. También se puede observar un mayor ancho del vientre en la hembra.

Cuando se observa esta actitud, se aconseja realizar un cambio parcial de agua, sin variar los parámetros, acelerando el proceso y estimulándolo.

El lugar de desove elegido será generalmente una oquedad o cueva acorde a su tamaño, en caso de que no encuentren una indicada pueden realizar la puesta directamente sobre el sustrato. En los días que dura el cortejo, además del nado sobre el lugar de puesta, es fácil observar a ambos ejemplares limpiando el lugar elegido.

El día del desove el nado parejo de ambos se vuelve algo más violento. Nadan aun más próximos y en espiral, dándose “abrazos” y presionándose la sección central del cuerpo, especialmente la hembra al macho, quedando en forma de “U”. Este comportamiento es largo y fácilmente puede durar más de 20 horas hasta que se produzca el desove. Igualmente, estos movimientos se producen siempre encima del lugar elegido para la puesta.

Tras el desove, el macho es el encargado de custodiar los huevos directamente, aunque la hembra parezca desentenderse, permanecerá descansando en las proximidades del nido echando a cualquier intruso de un modo pacífico pero contundente. Más agresivo se tornará el macho en esta labor, aunque raramente llega a lastimar de seriedad a otros peces. El macho, permanecerá junto a los huevos, salvo esporádicas y veloces escapadas que haga para alimentarse.

Los huevos a una temperatura de 25ºC tardan en eclosionar unas 30 horas. La alimentación de los alevines no supone mayor problema, aceptando de buen grado larvas, tubliflex y artemia. Pasada una semana pueden aceptar algún alimento en escamas o de fondo de fácil disolución.

Durante los primeros días tras la eclosión la hembra toma de nuevo mas responsabilidad, defendiendo la zona central del nido, mientras que el macho se encarga de controlar el perímetro. No hay problema si el tanque esta dedicado a ellos, mientras que si es un acuario comunitario, la zona que entre ambos crean de seguridad para los alevines, es relativamente grande. La actitud defensora del macho decrece según van creciendo los alevines, hasta que abandona completamente su labor y los alevines se van valiendo por sí mismos en compañía de la madre.