Chiloscyllium punctatum (Tiburón bandeado)

Chiloscyllium punctatum (Tiburón bandeado)

Nombre común: Tiburón bandeado,Tiburón bamboo, Tiburón gato moteado o “bambú”. Tiburón de bandas cafés. Chiloscyllium punctatum.

Familia: Hemiscyllidae.

Biotopo:
Arrecifes de coral del oceano índico.

Distribución:
Desde Japón hasta Australia y desde Indonesia hasta India.

Forma:
Cuerpo alargado y plano. Esta especie se caracteriza por tener las orillas de la aleta dorsal concavas.

Coloración:
Presentan manchas o bandas de color café y blanco a lo largo del cuerpo. Los ejemplares juveniles presentan manchas oscuras bajo un fondo blanco, mientras que en los adultos es menos notorio este contraste.

Tamaño:
Esta especie de tiburón nace con aproximadamente 16 cm (6.2 pulgadas) y llega a crecer hasta 104cm (40.6 pulgadas).

Diferencias sexuales:
No presentan dimorfismo sexual.

Temperatura:
22 a 28ºC.

Agua:
Condiciones optimas de agua.

Como con la mayoría de los animales de reef, estos tiburones necesitan el agua limpia para prosperar. Esta variedad particular de los tiburones bambú, parecen ser más sensibles a la acumulación de organismos disueltos y de compuestos nitrogenados que otros tiburones. Los tiburones bambú son más probables de sufrir con la aclimatación al tanque, y puede llevar, a menudo, varios días ó varias semanas antes de que un nuevo especimen comience a alimentarse.

Los tiburones son sensibles a metales, en especial cobre.

Densidad de 1.017 a 1.025.

Acuario:
Los hemiscyllidae juveniles se pueden mantener fácilmente en acuarios pequeños/medianos, incluso en tanques tan pequeños como 200 litros, pero se debe preparar un acuario más grande para proporcionarles más espacio mientras van creciendo.

Conforme el tiburón va creciendo, se debería ir buscando un acuario de al menos unos 600-700 litros (180 galones). Ejemplares adultos deberían mantenerse en acuarios de gran tamaño (más de 1000 litros).

Estos tiburones, especialmente especímenes juveniles, pasan muchas de las horas de la luz del día ocultos en grietas. Necesitan de rocas y refugios. Apreciarán un sustrato bien fino, sin piedras cortantes, ya que estas suelen irritarle la parte inferior de su estomago y deja de comer.

El Chiloscyllium cavará bajo del sustrato o la roca para localizar el alimento o para crear un lugar para ocultarse. Por lo tanto, las estructuras inestables de roca, pueden terminar encima del tiburón. Las rocas y el coral se deben atar juntos con precintos o con lazos de nylon para asegurarlas y que no las derriben, ya sea por la seguridad del animal como del acuario.

Es muy importante tapar bien el tanque. La mayor causa de mortandad en cautiverio de esta especie es por dejar las tapas abiertas. El tiburón salta fuera del tanque (en lo posible colocar peso arriba, para evitar que golpee y tire la tapa).

Alimentación:
Para especímenes que rehusan comer, intentar alimentarlos en la oscuridad. Una buena forma para lograr que se alimenten es adaptar varios mollies y camarones de cristal al acuario y dejarlos con el tiburón para inducir una respuesta de alimentación.

La mayoría de los tiburones consumen solamente una fracción pequeña de su peso corporal en alimento por semana. Por lo tanto no es necesario alimentar a tu tiburón con cantidades copiosas de alimento. ¡Recordar que cuanto más alimentas a tu tiburón, más rápido crecerá!

Las deficiencias alimenticias se observan comúnmente en los tiburones sin una dieta variada. Los buenos alimentos incluyen pescados, las conchas de peregrino, camarón, y calamar; vivo o congelado. Por lo menos una vez por semana es una buena idea insertar una tableta de multivitaminas en un pedazo de alimento o empapar el alimento en un suplemento líquido de vitaminas.

Todos los hemiscyllidos tienen bocas relativamente pequeñas y dientes para agarrar, no cortar. Pueden tener problemas en injerir o masticar pedazos grandes o de invertebrados descascados duros. Para asegurarse de que el alimento presentado sea consumido, trozearlo en pedazos acordes a su mordedura. Si se intenta alimentar a mano siempre utilizar pinzas. Alimentos vivos siempre son aconsejables, por lo menos una vez por semana! (mollies, camarones de cristal o mojarritas).

Comportamiento:
Este pez de habitos nocturnos, acostumbra a ser bastante fácil de mantener en acuario debido a su comportamiento poco agresivo.

Como con la mayoría de especies de tiburón, estos animales no atacan a la gente a menos que sean provocados.

Hay que tener en cuenta el comportamiento que puede tener a crear cuevas y escondites, con el consiguiente problema de estabilidad para la decoración. Esto se comentó en el apartado de “acuario”.

Reproducción:
Los machos alcanzan la madurez sexual a partir de los 68 a 74 cm. Su reproducción es por medio de huevo, el cual se vende comunmente en tiendas de mascotas y acuarios.

El macho agarrará la aleta pectoral de la hembra e insertará un solo clasper durante la copulación. Para los desconocedores de la anatomía del tiburón, los claspers son modificaciones de las aletas pélvicas que se utilizan para transferir el esperma. Los tiburones de bambú son ovíparos. Ponen una caja coriácea de huevo que tiene un hilacho en forma de filamentos en un lado, que anclan el huevo al suelo marino.

La mayoría de los huevos recién nacidos, pesan entre 0.45 a 0.55 kg y el periodo de gestación de los mismos, varia entre setenta a ochenta días a una temperatura del agua de 24 ºC.

Se ha logrado su reprodución en acuario.

Enfermedades:
Los tiburones Chiloscyllium son de vez en cuando víctimas de crustáceos parásitos tales como isópodos y copépodos. Pueden ser tratados con un baño del formalina o introduciendo un lábrido limpiador, Labroides dimidiatus.

Si ves a tu tiburón bambú girar de lado y frotar contra el substrato y realizar este comportamiento con frecuencia, tratarlo para los parásitos de la papada.

Las infecciones bacterianas, no parásitos, son los que más a menudo causan la muerte en los Chiloscyllium. Estas infecciones se manifiestan bajo la forma de lesiones y rojez extrema en la superficie ventral y se pueden tratar con cloranfenicol ó tetracycline.

Se ha determinado que los substratos duros del calcio tales como dolomína y grados más grandes del coral machacado pueden irritar el vientre del animal y causar las infecciones. Por esta razón es preferible usar arena fina.