Micropterus salmoides (Black bass)

Micropterus salmoides (Black bass)

Nombre común: Black bass, “Large mouth bass”, “Blasblas”, “Perca americana”, “Perca negra”. Micropterus salmoides.

Sinónimos en desuso (no válidos): Aplites salmoides, Huro salmoides, Labrus salmoides, Huro nigricans, Perca nigricans y Grystes megastoma.

Esta especie fue originalmente descrita por Günther en 1868 como Barbus semifasciolatus. El nombre Capoeta semifasciolatus se validó en 1977, pero a partir de 1978 el nombre válido es Puntius semifasciolatus.

Clasificación:
• Orden: Perciformes.
• Familia: Centrarchidae (Centrárquidos).

Biotopo:
En sus regiones de origen es un habitante frecuente de aguas estancadas o de curso muy lento con abundante vegetación subacuática y aguas templadas o cálidas. No obstante, este pez ha sido introducido con éxito en multitud de países y ecosistemas diferentes. Ha demostrado ser tremendamente adaptable y hoy en día podemos encontrarlo tanto en ríos como lagos y embalses. Desde aguas cálidas a aguas frías con o sin vegetación sumergida. Aun así su biotopo prototípico es el mencionado al principio, en esos lugares es donde se desarrolla óptimamente.

Distribución:
Originario de Norteamérica, actualmente puede encontrarse en todos los continentes excepto la Antártida. Es más, la irresponsable introducción de esta especie como pez para la pesca deportiva ha causado irreparables daños en la ictiofauna local de muchísimos países. Prácticamente todos los lagos y gran parte de los ríos españoles han sido gravemente dañados por la introducción de esta especie, pero el problema afecta a muchos otros: México, Ecuador, Honduras, Costa Rica, Guatemala, Colombia, Bolivia, Puerto Rico, Cuba, Brasil, Alemania, Francia, Bélgica, Estonia, la República Checa, Letonia, Lituania, Ucrania, Rusia, Suiza, Suecia, Eslovaquia, Serbia, Finlandia, Hungría, Holanda, Dinamarca, Polonia, Chipre, Zambia, Tanzania, Kenia, Zimbabwe, Uganda, Namibia, Marruecos, Túnez, Swazilandia, Bostwana, Sudáfrica, Madagascar, Irán, la Polinesia Francesa, Taiwán, Filipinas, Corea, Malasia y China están entre los países que han reportado efectos adversos para el medio ambiente por la introducción de Micropterus salmoides.

Forma:
Típica de los Perciformes . Cuerpo alargado, ligeramente comprimido lateralmente (este caracter se acentúa con la edad). Cabeza grande con respecto al cuerpo, con ojos bien desarrollados y una amplia boca dotada de pequeños dientes. La comisura bucal supera el borde posterior del ojo.

La aleta dorsal cuenta con 10 espinas duras en su parte anterior y de 11 a 14 radios bandos en la posterior. La anal tiene 3 espinas seguidas de 10-12 radios blandos. El número total de vértebras oscila entre 30 y 32. La aleta caudal, de forma redondeada y ligeramente escotada cuenta con 17 radios. Las pélvicas se sitúan en la vertical de las pectorales. Las escamas son de tamaño medio.

Coloración:
Bastante variable según el área de distribución. Por norma general el dorso es pardo oliváceo a negruzco, con los flancos verde oliva a plateados y el vientre blanquecino. Los ejemplares jóvenes presentan una franja longitudinal irregular y el cuerpo salpicado de manchas de tamaño, forma y distribución varible. Éstas marcas tienden a desaparecer con la edad sobretodo en ejemplares de aguas turbias.

Tamaño:
De 50 a 90 cm según la zona. Por norma general en aguas cálidas y con abundante alimento los ejemplares alcanzan mayores dimensiones, registrándose los más grandes en el sureste de Norteamérica con individuos de más de 10 kilos. Las hembras son notablemente mayores que los machos.

Diferencias sexuales:
Poco evidentes. Las hembras alcanzan mayores dimensiones y por lo general presentan una coloración más difusa que los machos; no obstante, este factor no es fiable. Sobretodo fuera de la época de reproducción.

Temperatura:
Pueden vivir en aguas que en verano superan los 30ºC y en zonas donde en invierno bajen a menos de 10ºC. Su rengo ideal se situa entre 15 y 25ºC.

Agua:
Toleran un amplio abanico de parámetros, aunque lo ideal es un agua de dureza media y neutra o ligeramente ácida. Pueden llegar a tolerar el agua salobre; sin embargo no es el ambiente más adecuado para ellos.

Acuario:
Necesita acuarios de más de 1.000 litros y si se quiere mantener un grupo es preferible que superen los 2.000. Teniendo en cuenta sus necesidades, es más adecuado mantenerlo en un estanque de jardín que en un acuario.

Alimentación:
En su etapa juvenil se alimenta de invertebrados, pero en cuanto supera los 15 cm empieza a depredar sobre pequeños peces, renacuajos y crustáceos. A partir de los 60 cm incluye vertebrados en su dieta tales como: polluelos de aves acuáticas, anfibios, reptiles, pequeños roedores, peces de mediano tamaño y grandes crustáceos de agua dulce.

Si mantenemos a estos peces lo más recomendable sería proporcionarles presas vivas; sin embargo, aceptarán sin problemas trozos de pescado o marisco, carne cruda cortada en pequeñas porciones y seguramente también acepten sin complejos comida en sticks para grandes cíclidos.

Comportamiento:
Cuando son jóvenes tienen tendencia a formar pequeños bancos que se mantienen ocultos entre la vegetación acuática; pero a medida que crecen, estos bancos se reducen a pocos ejemplares hasta que llega un momento en que se vuelven solitarios.

Al tratarse de un depredador es recomendable mantenerlo como única especie o acompañarlo por peces que igualen o superen su tamaño, pues es sorprendente el tamaño de las presas que pueden llegar a engullir. En la época de celo se vuelven muy territoriales y no dudaran en atacar o devorar a cualquier pez o criatura acuática que se acerque a su nido.

No dudan en devorar a los alevines de su propia especie.

Esperanza de vida:
Sin datos.

Reproducción:
Semejante a la de algunos cíclidos. La puesta tiene lugar en primavera o verano (según la zona) cuando el agua alcanza unos 20-24ºC. El macho cava un hoyo en la grava o la arena de la orilla e intenta atraer a todas las hembras que puede. Éstas ponen sus huevos y a continuación son fecundados por el macho. Cada hembra puede poner de 300 a 15.000 huevos según su peso y edad. Una vez finaliza la puesta el macho cuida del nido espantando o devorando a toda posible amenza que se acerque a su hoyo. Cuando eclosionan los huevos, el macho cuida de los alevines durante unas 3 semanas y luego los abandona a su suerte llegando incluso a devorar una buena parte de ellos.

Anuncios: