Rhamdia quelen (Bagre de arroyo)

Rhamdia quelen (Bagre de arroyo)

Nombre común: Conocido vulgarmente como “bagre”, bagre de arroyo (canyon catfish).

En conocido en Brasil como “bagre sapo” y “jandia”; en Colombia como “capitanejo”; en Ecuador como “barbudo”; en Finlandia como “rihmamonni”; en Paraguay como “nurundiá”; en Trinidad y Tobago como “silver catfish”; en la Guayana francesa recibe varios apodos como “bakadyaki”, “barbe la-roche”, “blablaroch”, “djaki”, “dyaki”, “kiki dyaki”, “kiki yaki”, “kyoukyou”, “letke”, “mani ipiyoun”, “poson barb” y “yaki”.

Descrito originalmente por Quoy & Gaimard como Pimelodus quelen en 1824, cambiando de género en el mismo año. Otras denominaciones que han quedado como sinónimos no validos al ser referencias de ejemplares juveniles son: Pimelodus namdia, Rhamdia sebae y Pimelodus sebae por Cuvier en 1829; Pimelodus hilarii, Rhamdia hilarii, Rhamdia pentlandi y Pimelodus pentlandi por Valenciennes en 1840; Pimelodus deppei, Pimelodus musculus, Pimelodus sellonis y Pimelodus stegelichii por Müller & Troschel en 1849; Pimelenotus vilsoni, Rhamdia vilsoni y Rhamdia wilsoni por Gill en 1858; Pimelodus cinerascens, Rhamdia cinerascens en 1860, y Rhamdia godmani, Pimelodus godmani, Pimelodus micropterus y Pimelodus wuchereri en 1864, todas ellas por Günther; Rhamdia baronismuelleri y Pimelodus baronismuelleri por Troschel en 1865; Pimelodus wagneri y Rhamdia wagneri por Günther en 1868; Rhamdia bransfordii por Gill en 1877; Pimelodus cuyabae, Pimelodus parahybae y Pimelodus queleni cuprea por Steindachner en 1877; Rhamdia guatemalensis oaxacae y Rhamdia oaxacae por Meek en 1902; Rhamdia depressa por Babour & Cole en 1906; Rhamdia barbata por Meek en 1907; Pimelodus boucardi, Rhamdia heteracantha y Rhamdia heteracanthus por Regan en 1907; Rhamdia nasuta por Meek en 1909; Rhamdia branneri y Rhamdia branneri voulezi por Haseman en 1911; Rhamdia mounseyi por Regan en 1913; Rhamdia riojae por Fowler en 1915; Rhamdia microps por Eigenmann en 1924; Rhamdia pubescens por Miranda-Ribeiro en 1920; Silurus rivularis por Larrañaga en 1923; Rhamdia micayi por Eigenmann en 1924; Rhamdia quelen urichi, caecorhamdia urichi y Caecorhamdella urichi por Norman en 1926; Rhamdia guatemalensis murieri, Rhamdia guatemalensis decolor y Rhamdia guatemalensis stygaea por Hubbs en 1936; Rhamdia saijaensis por Rendahl en 1941; Rhamdia seabe martyi por Güntert en 1942; y finalmente como Rhamdia lehmanni por Dahl en 1961.

Clasificación:
• Orden: Siluriformes.
• Familia: Heptapteridae.

Biotopo:
Zonas de corriente moderada, con suelos suaves y arenosos, con raíces y cubiertos de vegetación exterior caída, y en profundidades medias entre 2 y 3 m.

Distribución:
Ampliamente distribuido por Centroamérica y Suramérica, pudiendo encontrarlo en Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, Guatemala, Guayana, Guayana francesa, Méjico, Nicaragua, Paraguay, Perú, Surinam, Trinidad y Tobago, y en Venezuela.

Principalmente en la cuenca del río Paraná (Brasil y Argentina), en los ríos brasileños Sao Francisco, Soure, Uruguay, Santo Benedicto, Tiete, Macahe o Macae, Pará, Machado, Negro, Velhas, Teles pires, Urariquera, Iapo, Solimoes, Pardo, Parahyba, Humboldt, Paraiba do Sul, Isabel, Novo, Tefe, Mogi-cuacu, Mundau, Tapajós, Sao Joao, Guaporé y Urariquera. También en los lagos Santa, dos Quadros.

En Bolivia se han encontrado en los ríos Mamoré, Matos, Curiraba, La Paz y Curi, y en el lago Normandi. En Colombia en los ríos Quito, Atrato, Truando, Raspadura, San Juan, Sucio, Condoto, Patia, Guavio & Upia, Baudo, Sinu, Magdalena, Meta, Ocoa, Salado, Guayuriba, Sajia, Caño, Baudo, Timbio, Buchado, San Pablo y Negro. En Costa Rica en los ríos Liberia, Logarto, Ballena, Lari, Santa Clara y Toro. En Ecuador en los ríos Blanco, Baba, Verde, Durango, Pucuno, Pastaza y en las cercanías a Zamora. En Argentina en el río Sauce y Salado. En Venezuela cuenca del río Orinoco, río Portuguesa.

Forma:
Cuerpo alargado, ligeramente comprimido lateralmente en su sección posterior. La cabeza esta levemente achatada, con la boca dispuesta frontalmente. Bajo la mandíbula inferior cuenta con dos pares de barbillones, y posee un tercer par que procede del labio superior de gran tamaño, quedando incluso por detrás de las aletas pectorales. La aleta caudal cuenta con dos lóbulos y la aleta dorsal es la que cuenta con mayor altura.

Morfometría: (ejemplar de 9,2 cm) Medidas en % sobre la talla TL del cuerpo. Distancia preanal (57,1); distancia predorsal (28,2); distancia prepélvica (41,2); distancia prepectoral (18,9); altura del cuerpo (18,9); longitud de la cabeza (23,7)

Coloración:
Cuerpo de coloración grisácea, con cierto tono amarronado. El cuerpo se encuentra salpicado por motas más oscuras, la cabeza apenas posee estas manchas, al igual que el vientre, el cual es más pálido.

Tamaño:
Entre 35 y 40 cm con un peso de 4 kg, aunque no se descarta según varias fuentes que pudiera llegar a alcanzar tallas cercanas a los 50 cm y un peso de 5 kg.

Diferencias sexuales:
La papila genital de los machos se encuentra más desarrollada y prominente.

Temperatura:
Entre 20º y 28ºC, aunque pueden encontrarse en libertad y por periodos cortos a temperaturas de 14ºC.

Agua:
pH entre 4.5 y 8.0, aguas semiblandas a duras. Soporta un amplio rango de pH y dureza, aunque sería preferible mantenerlo en aguas ligeramente ácidas y semiblandas.

Acuario:
El acuario debe poseer un tamaño acorde a su talla adulta, siendo recomendable instalaciones de volúmenes superiores a 600 litros.

La decoración del mismo debe estar basada en grandes rocas y raíces que formen estructuras a modo de cuevas, evidentemente del tamaño apropiado a su corpulencia. No requieren de un tanque plantado, aunque las plantas robustas y altas (por ejemplo Echinodorus), y las flotantes, serán de gran ayuda para atenuar la iluminación del acuario y otorgarles mayor tranquilidad.

Alimentación:
Omnívoros. En libertad su dieta se compone principalmente de peces pequeños, insectos y crustáceos, siendo estos últimos en numerosos lugares casi el 50% de su dieta.

En cautividad no presentará problemas en aceptar los habituales alimentos comerciales en pastillas o gránulos. De igual modo comerá papillas, siendo más aptas las que contengan un alto porcentaje en pescado y gambas. Larvas, gusanos y caracoles son otros alimentos fáciles de encontrar y que aceptará de muy buen grado.

Comportamiento:
Se trata de una especie de hábitos nocturnos, pasando la mayor parte del día en alguno de los escondites de los que disponga. Con el paso del tiempo y mantenido en buenas condiciones, es posible que sea más fácil poder observarle en el momento que le alimentemos.

Posee, como muchos otros Siluriformes, un marcado carácter territorial, especialmente con otros ejemplares de su misma especie, y también con otro Siluriformes o especies con las que compita por territorio. Dado esto, hemos de ser consecuentes en el número de ejemplares (de esta especie y otras similares) que ubiquemos juntas, teniendo muy en cuenta el espacio disponible.

No es una especie apta para acuarios comunitarios habituales, no siendo recomendable mezclarlo con especies de tallas inferiores a 20 cm en etapas adultas, salvo que éstos sean parte de su dieta. Cíclidos americanos robustos y de talla media/grande, sería una combinación acertada.

Reproducción:
De su reproducción en acuarios se tienen pocos datos, probablemente debido a su talla adulta y carácter, lo cual no lo hace apto para la mayoría de instalaciones de aficionados. Por el contrario, es muy habitual su crianza en semilibertad para fines comerciales.

De querer intentarse no resultará complicado conseguir una o varias parejas adquiriendo varios ejemplares juveniles. La proporción de ejemplares capturados y el ratio existente en libertad es de 1 macho por cada 2 hembras.

El macho fertiliza los huevos tras soltarlos la hembra, y suelen ser de un tamaño que varia entre 1,1 y 2,8 mm. No son demasiado adherentes y son esparcidos por el sustrato. A una temperatura constante de 22ºC los huevos eclosionan en 48 horas aproximadamente.

Aparte de otras muchas pruebas, dada la adaptabilidad de esta especies y los amplios rangos que soportan se han hecho estudios sobre su desarrollo en diferentes condiciones. Por ejemplo, se ha constatado que en concentraciones de 20,26 mg/l de Ca y 2,89 mg/l de Mg (agua blanda) el desarrollo es óptimo, decreciendo cuantitativamente según aumentemos la dureza.