Austrolebias alexandri

Austrolebias alexandri

Nombre común: Austrolebias alexandri.

Clasificación:
• Orden: Ciprinodontiformes.
• Familia: Rivulidae.
• Subfamilia: Cynolebiatinae.
• Tribu: Cynolebiatini.

Biotopo:
Charcas temporales, ciclo anual y periódico.

Distribución:
Argentina y Uruguay.

Poblaciones: Ceibas, río Gualeguaychú, Gualeguaychú (Argentina) y San Javier (Uruguay).

Forma:
Cuerpo comprimido lateralmente, típico de Austrolebias.

Coloración:
Machos con predominio de base verde, bandas verticales oscuras con iridiscencias azuladas o celestes. Hembras pardas, con manchas pálidas oscuras sobre su cuerpo.

Tamaño:
5,5 cm en machos, algo menos en hembras.

Diferencias sexuales:
Como la regla general del Genero: machos de mayor porte, fornidos y muy coloridos, hembras más pequeñas, de cuerpo más cilíndrico y con un patrón pardo moteado en su coloración.

Temperatura:
Aguas frías, recordando que el ciclo de estos peces comienza en invierno y termina en primavera. Rango ideal de mantenimiento 13-20ºC. Evitar temperaturas superiores de mantenimiento, ya que a más calor se produce una aceleración en su metabolismo, con el posterior acortamiento de su ciclo vital.

Agua:
Cualquier tipo de agua, dentro de los valores normales es apto para mantener Austrolebias alexandri. pH 6.5-7.5 y dureza desde 2ºdGH a 10ºdGH.

Acuario:
Específico de reproducción como para todos los killis. Desde 20 litros en adelante para un trío y sustrato de turba. Se puede optar por colocar aireación y algunas plantas que servirán de refugio.

Alimentación:
A base de alimento vivo: daphnias, tubifex, larvas (mosca, mosquito u otras) Difícilmente toman otro tipo de alimento, pero se les puede acostumbrr de jóvenes a una amplia gama de alimentos. El alimento vivo los mantiene en muy buena forma, mostrando todos sus colores los machos y fomentando la ovulación en las hembras.

Comportamiento:
Machos algo agresivos entre si, sobre todo cuando comparten acuarios con hembras en presencia de otros machos.
Pelearán para disputarse territorios y hembras, hasta establecer una jeraquía y un dominante por acuario.

Reproducción:
Ovíparos. Desovadores y enterradores en sustrato.

Se necesitará una capa de sustrato donde los animales se enterrarán por parejas a colocar sus huevos en el fondo del mismo. Una vez enterrados en el sustrato, el macho “envuelve” a la hembra con sus aletas, lo que produce que ésta libere sus huevos, para ser fecundados por el macho, en forma externa. Una capa de sustrato igual al tamaño de un macho adulto es la medida indicada para obtener una buena cantidad de huevos fértiles.

Una vez que se dispone de suficientes huevos en la turba, es necesario retirarla del acuario, eliminar el 90% de la humedad de la misma, y reservar en una bolsa.

Los huevos entran en un estado llamado diapausa, esto son sucesivas interrupciones a lo largo de un tiempo, que a lo largo de unos 3 meses (dependiendo temperatura y humedad de almacenaje de la turba) incubarán y desarrollarán, para ser mojados y eclosionar cuando estén a punto.