Auchenipterichthys coracoideus (Pez gato Zamora)

Auchenipterichthys coracoideus (Pez gato Zamora)

Nombre común: Pez gato Zamora, Pez gato de media noche. En inglés es conocido como “Midnight catfish” y “Zamora woodcat”. Recibe el apodo de midnight por el aspecto similar al cielo de noche que posee en su cuerpo (azul oscuro con puntos blancos), Zamora por ser el lugar de mayor número de ejemplares. Woodcat por su predilección a los escondites entre maderas, aunque otras opiniones apuntan a que este apodo proviene de su parecido a los trozos astillados de madera pequeños. Auchenipterichthys coracoideus.

En Perú recibe el nombre genérico de “Bagre”, lo que puede dar lugar a muchas confusiones, puesto que no pertenece a la familia Bagridae. En Ecuador es conocido como “barbudo”. En Alemania como “zamorawels” y “mitternachtswels”. En Dinamarca como “midnatsmalle” y en Finlandia como “helminahkamonni”.

Descrito originalmente por Eigenmann & Allen, 1942 como Trachycorystes coracoideus en 1942, siendo cambiado de género en el mismo año.

Hay referencias, inválidas, como Aucheniptericthys thoracatus , todo debido a una confusión en la identificación entre A. thoracatus y A. coracoideus. El estudio “Catfishes of the genus Auchenipterichthys (Osteichthyes: Siluriformes: Auchenipteridae); a revisionary study.” Por parte de Ferraris CJ, Jr, RP Vari & SJ Raredon en 2005, puso el orden correcto entre ambas especies.

Etimología: Del griego Auchenos que significa cuello, de pteron que significa aleta, y de ichthys que significa pescado o pez. Este nombre hace referencia a la estructura ósea a modo de cráneo de mayor tamaño que en otros silúridos, dando comienzo las aletas pectorales justo a su fin, dando la sensación de cuello humano.

Clasificación:
• Orden: Siluriformes.
• Familia: Auchenipteridae.

Biotopo:
Zonas de curso lento, aguas negras y con abundantes maderas caídas.

Distribución:
Sudamérica, Perú (principalmente en Zamora, también en Loreto, Iquitos y Pebas), cuenca superior sur del Amazonas.

Forma:
Cuerpo fusiforme y alargado, con un mayor ancho en la región de la cabeza, siendo el resto del cuerpo más estrecho y de mayor altura.

Ojos de gran tamaño en disposición lateral y ubicados en las cercanías a la comisura de los labios. Posee 2 pares de barbillones; el primero y de menor tamaño procede de la parte inferior de la cabeza. Los segundos, de mayor tamaño, nacen casi en el labio superior, quedando entre éste y el ojo.

Coloración:
Cuerpo de coloración azul grisáceo, más oscuro en el lomo y más claro según se aproxima al vientre. Se encuentra salpicado por numerosas motas claras, sin orden aparente, más numerosas en la mitad superior y sin tener apenas presencia en las aletas.

Las aletas poseen una coloración en general más pálida, sin moteado, pero con los radios duros muy oscuros, casi negros. La aleta caudal coincide con el resto de aletas en coloración, pero el tono más oscuro se ve en los radios duros y en la parte distal de los radios blandos.

Muy similar a Auchenipterichthys longimanus, aunque este posee menor punteado, el cuerpo es más oscuro, y siendo menos azulado y más grisáceo.

Tamaño:
Alrededor de 11 cm.

Diferencias sexuales:
Los machos en su etapa madura desarrollan notablemente el radio duro de la aleta anal con el borde ligeramente dentado, muy similar a otras especies como los Goodiae, o guppies, platys…

Temperatura:
Entre 22º y 26ºC, aunque prefiere aguas ligeramente frescas.

Agua:
pH entre 6.4 y 7.2, y aguas semiblandas, nunca por encima de 16ºdGH.

Acuario:
Válido para acuarios a partir de 200 litros para 3-4 ejemplares, siempre y cuando lo poblemos con numerosos escondites. Estos será aconsejable lograrlo con raíces principalmente, puesto que tienen predilección por ellas antes que por cuevas de barro o formaciones rocosas. Son perfectas aquellas raíces que cuenten con agujeros sin salida del tamaño del cuerpo del ejemplar.

No requieren de un acuario plantado, aunque es muy aconsejable (beneficios en el agua aparte) por la necesidad de otorgarle un abrigo en su nadar. Si está plantado ayudará también a atenuar la iluminación del acuario, que dado su carácter debe ser lo más tenue posible. Además, debemos evitar las corrientes de agua enérgicas o medias, y más aun en las zonas donde se guarezca.

Alimentación:
Omnívora, y aceptará de buen grado algunas pastillas específicas para especies de fondo con alto contenido vegetal, aunque sus tendencias son especialmente carnívoras. En libertad se alimenta principalmente de insectos, y algunos otros invertebrados y moluscos pequeños.

Una alimentación con larvas y pequeños invertebrados (vivos o congelados) es muy bien aceptada, igualmente los alimentos en gránulos y escamas, a los cuales no será difícil acostumbrarle.

Sobre todo en las primeras fases en acuario será necesario suministrarle la comida durante la ausencia de luz.

Comportamiento:
Extremadamente tímido y nocturno. Será casi imposible verle durante el día nadar, sobre todo en los primeros meses en el acuario, permaneciendo escondido y casi inmóvil. Pasado algún tiempo, aunque será infrecuente, podremos observarle durante la alimentación en lugares sombríos.

Pacifico, siendo compatible con numerosas especies, pero debiendo tener cuidado con el tamaño y agresividad de sus compañeros.

Con especies más pequeñas (carácidos, por ejemplo) podemos encontrarnos con el problema de convertirse en su comida nocturna si le caben por la boca. Habrá que tenerlo muy en cuenta, más aun cuando se trata de un “cazador” muy sigiloso y bueno.

Pese a lo anterior, con especies de similar o mayor talla cambian las precauciones. Se trata realmente de una especie pacífica y fácilmente desplazable, no debiendo ser mezclada con otras que sean agresivas, como algunos Apistogramma, otros cíclidos mayores o siluros de mayor tamaño.

Reproducción:
No lograda en cautividad, aunque algunos intentos que casi alcanzan el éxito, muestran algunos indicios de cómo es.

La fertilización de los huevos es interna. El macho y la hembra nadan juntos con las aletas caudal y adiposa cerrándose y abriéndose, en un movimiento que se acelera en todos los sentidos, hasta que el macho termina de fertilizar a la hembra. Estos movimientos dan otra sensación, como si ambos ejemplares estuvieran peleando, aunque no se trate de una pelea, ambos suelen quedar exhaustos y magullados tras ello, quedándose posados durante un par de horas en el sustrato.