Astronotus Crassipinnis

Astronotus Crassipinnis

Nombre común: Astronotus Crassipinnis.

Sinónimos no válidos y nombres en desuso: Acara Crassipinnis.

Clasificación:
• Orden: Perciformes.
• Familia: Cichlidae.(Cíclidos)
• Subfamilia: Astronotinae.
• Clase: Actinopterígios (peces con aletas radiadas) .

Biotopo:
Bentopelágico, habitan en zonas con suficiente vegetación, troncos y raíces.

Distribución:
Coincide con el Astronotus Ocellatus en las cuencas del amazonas a su paso por Perú, Colombia, Brasil y Paraguay, aunque el Astronotus crassipinnis es nativo de Bolivia y Argentina. Se han llegado a encontrar en Florida, ocupando un nicho ecológico que no le correspondía, desplazando a la fauna existente y a la autóctona. Al ser un pez combativo y de un tamaño medio-grande, la práctica de la pesca deportiva ha facilitado que se realicen “repoblaciones” incontroladas con este fin por parte de aficionados.

Forma:
Forma ovalada, comprimido lateralmente y de gran tamaño. Sus aletas están muy desarrolladas, especialmente la dorsal y anal que llegan hasta la finalización de la aleta caudal, ésta última es redondeada. Las dos especies que conforman el género Astronotus poseen como el resto de los cíclidos dientes en sus quijadas, pero además cuentan con la particularidad de poseer también dentición en la placa faringeal. Los primeros son más pequeños y afilados, sirven para capturar, o “maniatar” a las presas, en tanto que los segundos son de mayor tamaño y son los responsables de triturar el alimento.

Coloración:
El color base es gris oscuro, naranja apagado e incluso el negro, luciendo bandas verticales definidas de color gris claro o blanco. El falso ojo u ocelo es de color blanco con ribete en gama de grises o de color negro con el ribete naranja oscuro.

Tamaño:
En estado adulto y en situación de libertad puede llegar a los 25 cm, en cautividad se han dado ejemplares de 20 cm. Los machos suelen ser un poco más grandes y tienen más definidos los colores.

Diferencias sexuales:
No se aprecian a simple vista, no hay dimorfismo sexual entre machos y hembras aparentes, lo cual hace muy difícil la selección de parejas.

Temperatura:
la temperatura más adecuada oscila desde los 23-24ºC hasta los 28-30ºC siendo de 24 a 26 ºC en ideal para su mantenimiento y recomendable de 28 a 30 ºC para la etapa de cría, teniendo la precaución de que a mayor temperatura, menos oxigeno.

Agua:
Es un pez muy poco exigente en cuanto a los parámetros del agua, solo exige buena calidad, por lo que cambios parciales deberían ser frecuentes. Los valores no se recomiendan ni ácidos ni blandos, más bien es recomendable que sean básicos y duros.

Acuario:
Son peces robustos y fáciles de adaptar en acuarios, el fondo puede ser de arena y grava, ya que son muy aficionados a mover todo lo que encuentran ya sea para buscar alimento o por curiosidad. Deberemos tener especial atención a cualquier objeto frágil, como los termómetros y calentadores, siendo recomendable utilizar algún tipo de protector, pues es normal que arremetan contra ellos. También se tienen que fijar muy bien todo el sistema de entrada/salida de agua hacia nuestros filtros, ya que por igual motivo los pueden llegar a mover. Se deberá alternar alguna piedra grande y troncos así facilitaremos la creación de referencias territoriales. Hay muy pocas plantas que puedan resistir el empuje de un Astronotus, y es muy frecuente que las empujen y estiren hasta desraizarlas, aun poniéndolas atadas o sujetas a troncos. Una posibilidad es el musgo de Java, pero cuando sea un poco largo el tallo los suele estirar y los rompe. Se recomienda un tanque mínimo de medidas de a partir de 80x35x45cm, que serian 112l para una pareja. Siempre intentar que aunque sean más litros sean esas las medidas mínimas Será necesario un equipo de filtrado potente y renovación de agua frecuente, pues sus deposiciones que son copiosas. Lo ideal sería una buena filtración mecánica/biológica de entre 8 y 10x el volumen del acuario.

Alimentación:
Se les relaciona muy cerca a los Acaras, y tienen similitudes en la estrategia que emplean para alimentarse, van tamizando el sedimento del fondo para encontrar invertebrados pequeños, como gusanos, larvas de insecto, caracoles, cangrejos y similares. Para poder digerirlos cuentan con “dientes faríngeos” que les ayuda a triturar las espinas, y caparazones antes de llevar el alimento al estómago, se destaca los cangrejos como alimento habitual (dependiendo de las zonas), también es significativo que coman brotes u hojas de brotes jóvenes, así como frutas que puedan caer al agua y que puede componer una parte significativa de la dieta. En cautividad, es fácil acostumbrarlo a comidas secas, ya sean boillies, sticks, incluso escamas, aunque también pueden comer alimento vivo, como peces pasto pequeños (hay países que tienen prohibido este comercio), y mejillones, los invertebrados congelados también los tomarán con facilidad. Dar de comer pequeños animales vivos tiene una contraindicación, ya que es muy común la transmisión de enfermedades. Si el ejemplar que tenemos es salvaje, al principio le puede costar cambiar sus hábitos alimenticios, y deberemos irlo acostumbrando alternando la comida con gusanos, lombrices y algún camarón o cangrejo pequeño. Se recomienda que el A. crassipinnis tenga un aporte alimenticio vegetal, si no los toma directamente de los surtidos de escamas variadas, se puede complementar con los que comen sus presas, como los mejillones (algas).

Comportamiento:
En estado salvaje tanto los Astronotus Ocellatus como los Astronotus crassipinnis, pescan en aguas tranquilas, pasando la mayor parte del día inactivos y en apostaderos cubiertos por vegetación, ramas y raíces. Se da el caso de verlos apoyados sobre su vientre en el suelo cuando no se sienten acosados, se toma o interpreta como postura de “confianza”. A su vez estos peces tienen gran cantidad de predadores, ya sean peces, o aves rapaces entre otros, es aquí donde toma fuerza el ocelo de la aleta caudal, ya que hace que dichos predadores centren su ataque en un lugar equivocado del pez y no vital. Aunque los Astronotus son peces básicamente apacibles, pueden transformarse en tremendamente combativos si entienden que otro pez intenta usurparle todo o parte de su territorio. Darán frente e intentaran disuadir a su oponente mediante coletazos enérgicos y falsas arrancadas, a la vez que abrirán sus grandes bocas. Pueden llegar a quedar prendidos los dos ejemplares de sus bocas, y a base de fuertes coletazos y cabezazos mostrar toda su fuerza hasta que uno se retira, su carácter es algo más fuerte que el del A. ocellatus según las personas que lo han mantenido. Si tenemos establecida una pareja de Astronotus, y la hembra es atraída por el macho, también pueden tomar parte en la lucha de territorialidad, aunque de forma más suave. Es de los pocos peces que reconoce a su “dueño”, y es fácil acostumbrarlo a tomar el alimento de la mano.

Reproducción:
Las tareas de defender la puesta corresponden a los dos, al igual que las tareas de cuidados o limpieza de los huevos. Las puestas son amplias, llegando a varios centenares, en los 2 primeros días no se aprecian diferencias entre ellos, pero en la semana siguiente ya se van notando los fecundados y van tomando un color más oscuro. Cuando nacen los alevines, se les puede alimentar con escamas trituradas y larvas de mosquito pequeñas. Una vez transcurridos 30 días del nacimiento de los alevines es aconsejable separarlos de los padres, ya que en ocasiones todo el cuidado que han tenido se vuelve en su contra, pudiendo comerse a sus propios hijos, pues ahora son un impedimento para preparar la siguiente puesta. En el acuario de las crías se tienen que realizar cambios de agua muy frecuentes, para ayudar al rápido crecimiento de estas y porque la cantidad de deposiciones es importante, y además según el tamaño se tendrá que separara a los hermanos mayores de los más pequeños, ya que se los comerían.