Aponogeton madagascariensis (Cordón)

Aponogeton madagascariensis (Cordón)

Nombre común: “Cordón”, “Tejido” o “Encaje de Madagascar”. Aponogeton madagascariensis.

Familia: Aponogetonaceae.

Distribución:
África, Madagascar.

Forma:
Planta muy apreciada por sus hojas en forma de un tejido de nervios, color vede marrón. Rizoma tuberoso cilíndrico, a partir de este crece un rosetón de hojas. Debe cuidarse de las algas, ya que sobre las hojas dejarán daños permanentes. Presenta periodos de descanso (diciembre – febrero) donde dejan de crecer nuevas hojas y puede perderlas todas. Se recomienda un acuario específico.

Tamaño:
Pueden alcanzar los 40 cm. de longitud, la pala de la hoja 20 cm. de largo por 8 cm. de ancho.

Forma de propagación:
Muy difícil, flores gemelas en espiga a partir de un estolón de 50 cm. de largo, Las espigas crecen de 5 a 7 cm fuera del agua, se pasa un pincel sobre su superficie para que se produzcan semillas, estas se dejan caer al fondo. Es importante una temperatura de 18°C a 20°C para que se desarrollen los brotes. Por división del rizoma tuberoso, si se observa un crecimiento de brotes.

Temperatura:
15ºC a 25°C. Prefiere las bajas temperaturas. En periodos de descanso esta debe ser menor de 20°C.

Agua:
pH: 6.0 – 7.0, GH: blanda a media, en los periodos de descanso son importantes cambios continuos de agua blanda (sin calcio) para tratar de evitar la pérdida de las hojas viejas.

Iluminación:
Baja – Media. Prefiere las sombras si no hay aporte de nutrientes importante. Con nutrientes en abundancia y CO2 se da bien con mucha luz. En tal condición, las hojas son primero rojizas, y luego al desarrollarse y fenestrarse en la medida que crecen, alcanzando luego el verde y forma de la hoja definitivos; con mucha iluminación sus hojas pueden alcanzar 60 cm o más y alcanzar unos 10-15 cm de ancho, siendo entonces una planta muy grande cuando está bien nutrida, por lo cual es recomendable que cuente con bastante espacio.

Tipo de sustrato:
Agradece el sustrato enriquecido –arcilla, humus, turba, etc– y la fertilización con CO2, así como cambios de agua semanales, siendo importante esto último, ya que cuando se descuidan los cambios de agua, algunas hojas pueden ponerse amarillentas-café y en general crecer mas lento. En definitiva, no gusta del agua “envejecida”. Debe mantenerse en acuarios muy estables y con una rutina de mantención constante.

Una planta muy delicada en los trasplantes. Hay que tratar con cuidado las raíces. Es importante no cubrir el bulbo, hay que dejar la parte cóncava 1 cm por encima del sustrato. Una vez adquirida como tuberculo, éste jamás debe ser enterrado, sino que debe descansar sobre el sustrato en una parte muy iluminada, enterrándose solo a medida que enraiza y se desarrolla la planta… al terminar un ciclo, el tubérculo puede estar muy enterrado, por lo cual es conveniente “empujarlo” levemente con los dedos hacia arriba, a fin de desenterrarlo y que le llegue más luz, para brotar de nuevo.

Dificultad:
Difícil. Se desarrolla mejor con aporte de C02, hierro y micro-elementos, prefiere los sustratos nutritivos a base de turba.