Ancistrus sp. (B)

Ancistrus sp. (B)

Nombre común: Ancistrus. Los sajones usan incorrectamente el nombre de “Bristlenose pleco”. No se debería de usar la palabra “pleco” para referirse a un ancistrus ni a ningún otro loricárido que no sea Hypostomus plecostomus. Ancistrus sp. (B).

Primera importación en 1911 para el acuario de Hamburgo.

Nombres en desuso (no válidos): Ancistrus cirrhosus (no el de Valenciennes), A. temmincki (no el de Valenciennes), Chaetostomus dolichopterus, Xenocara dolichopterus.

Clasificación:
• Orden: Siluriformes.
• Familia: Loricariidae. (Loricáridos).
• Subfamilia: Hypostominae.
• Tribu: Ancistrini.

Biotopo:
Amazónico.

Distribución:
Afluentes tributarios del curso medio y superior del Amazonas, río Negro, algunas zonas de los ríos Trombetas, Tefé, Madeira y Tapajos. A. dolichopterus es principalmente brasileño, pero se han detectado ejemplares muy parecidos no identificados o identificados como Ancistrus sp. en la cuenca del Paraná, especialmente Argentina, cuyas aguas son más frías.

Forma:
Forma aplastada, típica de los loricáridos. Con una gran boca suctora en forma de ventosa. A veces algunos lo llegan a confundir con Hypostomus plecostomus o especies de Pterygoplichthys), loricáridos de mucho mayor tamaño y menos pacífico con los que –familia y boca suctora aparte– tiene poco que ver.

Coloración:
El A. dolichopterus, al igual que el A. temminkii (del que es complicado de distinguir) tienen una coloración oscura salpicada de puntos más claros en su etapa juvenil, que los machos acaban perdiendo con la edad para tomar tonos más uniformes, siendo más visible en las hembras. Este punto les distingue –entre otros muchos– de las especies de Hypostomus o Pterygoplichthys), cuyo patrón de coloración es exactamente el opuesto, manchas oscuras sobre fondo claro. las puntas de las aletas dorsal y caudal tienen un ribete blanco que también pierden con la edad y que comparten con A. triradiatus. Los ejemplares adultos, dependiendo de su humor o del color del fondo, pueden cambiar parte de su coloración a voluntad, tomando un aspecto como de camuflaje, con colores pardos de distintas intensidades. Los juveniles tienen también cierta capacidad de mimetismo.

Tamaño:
Hasta 12 cm.

Diferencias sexuales:
Bastante evidente en ejemplares adultos. Los machos desarrollan unas excrecencias o cornamenta muy aparentes en la parte superior de la cabeza, delante de los ojos. Las hembras no la desarrollan en absoluto o poseen unas cerdas mucho más pequeñas que las del macho. Los machos alcanzan mayor tamaño y presentan además odontes más evidentes, especialmente en el primer radio de las aletas pectorales. Si se eligen dos ejemplares juveniles que aún no hayan desarrollado sus rasgos sexuales, los machos suelen tener la cabeza más ancha.

Temperatura:
Pueden soportar temperaturas menores, pero en acuario se deben de mantener entre 23º y 29º C.

Agua:
Blanda o semiblanda. KH=3-5ºd y GH=5-8ºd. pH entre 6.0 y 7.0.

Acuario:
Muy válidos y útiles para un acuario comunitario incluso de tamaño no muy grande. Aunque es el mayor de las especies conocidas de Ancistrus, no necesita mucho espacio. Acuarios plantados con escondites abundantes, especialmente troncos como madera de Mopani, que usarán para desovar. En acuarios menores de 120 litros no se debe de introducir más de un macho.

Alimentación:
Uno de los más eficaces aliados en la lucha contra las algas, aunque si encuentra otros alimentos a su disposición (papilla, escamas, gránulos, larvas, etc.) no les hará ascos. Es conveniente que disponga de un tronco en el acuario para nutrirse de celulosa. Si en su dieta hay componente vegetal o suficientes algas en el acuario, respeta absolutamente las plantas. Sólo si su dieta es pobre en vegetales y le falta celulosa, puede raer las hojas grandes de plantas del tipo echinodorus.

Comportamiento:
Pacífico, aunque los machos pueden ser territoriales entre sí o con otros loricáridos de aspecto similar en épocas de reproducción. Se han reportado casos en los que una pelea de machos ha acabado con dos ejemplares completamente enredados por las cornamentas, sin que pudieran ser desenredados sin intervención humana. No obstante en acuarios espaciosos y con escondites, el macho más débil simplemente es expulsado del territorio de cría del más grande.

Reproducción:
Fácil de conseguir en cautividad siempre que la calidad del agua sea buena; incluso en acuarios comunitarios no demasiado grandes (desde 120 l.) Los huevos son depositados por la hembra en una cavidad o escondite bajo un tronco y después es expulsada por el macho (a veces de forma violenta) que es quien se encarga de custodiar los huevos. La puesta consiste en un racimo de unos 60-150 huevos de buen tamaño (1,5 mm) de fuerte color naranja, similares a granos de mostaza. Eclosionan a los 5-6 días y en cuanto absorben el gran saco vitelino empiezan a alimentarse por su cuenta. Enseguida son clones moteados de sus progenitores.

Anuncios: