Amphilophus citrinellus (Rey Midas)

Amphilophus citrinellus (Rey Midas)

Nombre común: Rey Midas, Falso Demonio Rojo, en Costa Rica y Guatema se le conoce como Mojarra Rayada, en inglés Midas Cichlid. Amphilophus citrinellus.

Antiguas denominaciones: Herichthys citrinellus, Archocentrus citrinellus, Amphilophus citrinellum, Cichlasoma citrinella, Cichlasoma citrinellum, Heros basilaris, Cichlasoma granadense, Heros citrinellus esta última es la denominación original realizada por Günther.

Clasificación:
• Orden: Perciformes.
• Familia: Cichlidae.(Cíclidos)
• Subfamilia: Cichlasomatinae.

Biotopo:
Ríos y lagunas de la vertiente atlántica de Centroamérica. Habita preferentemente en zonas rocosas.

Distribución:
En la costa atlántica centroamericana, más precisamente en Nicaragua, en los lagos Nicaragua, Managua, Jiloá, Masaya y Apoyo, y en Costa Rica, en la cuenca del río San Juan.

Forma:
Comprimidos lateralmente, son de cuerpo más alto y, tienen unos labios menos carnosos que el A. labiatus (Demonio Rojo), cuentan con una giba muy pronunciada, además mientras el A. labiatus tiene una mandíbula más cerrada la del A. citrinellus es más redondeada. Las aletas dorsal y anal finalizan en punta, son alargadas (suelen finalizar a la misma altura que termina la caudal). Los ejemplares procedentes del lago Masaya tienen unos labios más desarrollados.

Coloración:
Hay diversas desde el blanco, al amarillo y negro, pasando por tonos anaranjados, fruto de la hibridación natural con el A. labiatus. Generalmente no presentan bandas laterales mientras que el A. labiatus sí las tiene.

Tamaño:
Los machos pueden llegar a desarrollar tallas cercanas a los 30 cm.

Diferencias sexuales:
Los machos son más grandes que las hembras, y poseen una giba o protuberancia muy pronunciada en su cabeza, las hembras, en caso de poseer dichas gibas, son más pequeñas.

Temperatura:
En su entorno natural oscila entre los 23 y 33ºC; en acuarios lo ideal es entre 25 y 28ºC.

Agua:
pH desde neutro a 8; dGH 12º, máximo 15º

Acuario:
A partir de 300 litros para una pareja, dispuesto con piedras a modo de rocas (planear de antemano la ubicación y que estén bien fijadas), es necesario que existan paredes verticales, ya que será allí donde realicen las puestas. Es recomendable realizar cambios de agua semanales del cincuenta por ciento del volumen del acuario, y poseer un filtro que sea capaz de mover prácticamente el triple del volumen del tanque a la hora. Es primordial brindar refugios donde quepa una hembra y no un macho adulto.

Alimentación:
Son omnívoros, por tanto, aceptarán todo tipo de comida, como ser alimentos vivos, papillas caseras, alimentos comerciales, etc.

Comportamiento:
Muy agresivos. Solamente podrán compartir acuario con especies de similar talla y carácter y claro está, en un acuario aun más grande. Son sexualmente maduros a partir del noveno o décimo mes de vida, mucho antes de que cambien de coloración.

Reproducción:
Por lo general la puesta es realizada sobre una piedra dispuesta a modo de losa vertical, siendo la misma muy numerosa, siendo el mínimo de doscientos huevos. Lo ideal es tener separados al macho y a la hembra a través de una división que permita que se vean entre ellos. Cuando notemos a la hembra predispuesta (mostrará su ovopositor), éste será el momento de liberar al macho, pero, siempre debemos de estar atentos, de manera tal que una vez fertilizados volveremos a separarlos, ya que el macho puede matar a la hembra. Los huevos de tonos grisáceos a verde oliva, eclosionarán a partir de las cuarenta y ocho horas. Tanto los huevos como más tarde las larvas serán cambiados de lugar por los padres (o la hembra en el caso de haberlos separado), y a partir del quinto día nadarán libremente. Cabe destacar que los alevines recién nacidos ya presentan coloración y al igual que ocurre con A. labiatus y A. zaliosus, los alevines mordisquearán la mucosa que segregan sus padres (Noakes & Barlow, 1973).