Ammania gracilis (Amania roja)

Ammania gracilis (Amania roja)

Nombre común: Amania roja. Ammania gracilis.

Familia: Lythraceae.

Distribución:
Planta proveniente de África Occidental.

Forma:
Planta de tallo con hojas alargadas y angostas. El crecimiento de esta planta es vertical. El color puede variar de verde claro a rojizo, pasando por un color café claro. En ocasiones puede llegar a tomar un color rosa intenso.

Tamaño:
La altura de la planta alcanza los 40-45 cm por lo que no se recomienda para acuarios menores a 20 galones (76 litros). El diámetro del tallo puede alcanzar los 5 mm y las hojas una longitud de 5 a 10 cm con un ancho de hasta 1 cm.

Forma de propagación:
Se reproduce por esquejes que son cortados de la parte superior de la planta. Pueden recortarse también las ramas laterales que se desarrollan cuando el tallo principal alcanza la superficie del agua. En forma emergida la reproducción se lleva a cabo por semillas. El crecimiento puede ser rápido si las condiciones son favorables, para lo cual requiere de una iluminación intensa.

Temperatura:
20° a 30° C.

Agua:
pH: 5.5 – 7.5. Dureza: prefiere agua moderadamente blanda y ligeramente ácida.

Iluminación:
La iluminación deberá ser alta o muy alta para que la planta presente una coloración intensa (se recomienda 1 W/L o mayor).

Tipo de sustrato:
Se requiere un sustrato rico en hierro, aunque este puede ser suministrado mediante el abonado periódico. Se recomiendan también niveles de nitratos y fosfatos alrededor de 5-20 ppm y 1-2 ppm, respectivamente. A falta de hierro la planta se vuelve de color verde pálido. Es indispensable que el CO2 se encuentre en concentraciones de 25-30 ppm para que la planta se desarrolle adecuadamente.

Dificultad:
Fácil aunque requiere de buena iluminación, CO2 y nutrientes suficientes para alcanzar su mejor tonalidad (rojiza).

Comentarios adicionales: La planta fue introducida al acuarismo por P. J. Bussink quien la importó de Liberia. Ha sido en gran parte popularizada por Takashi Amano quien la ha empleado en muchos de sus acuarios. La planta es un excelente indicador de la salud del acuario, ya que las hojas se pueden torcer cuando no se den las condiciones adecuadas. Una vez que las condiciones se recuperan, el crecimiento se reestablece pero pueden quedar algunas hojas torcidas.