Algas verdeazuladas o azules (Cyanophyta)

Algas verdeazuladas o azules (Cyanophyta)

División: Cianófitos.

Clase: Esquizofíceas también llamadas Cianofíceas aunque actualmente se pretende introducir el término “Cianoprocariotas” debido a que atendiendo a su citología son bacterias con pigmentos y no plantas como se refiere la terminación “-fícea”..

Características:
Organismos unicelulares o filamentosos que presentan clorofila A y una serie de pigmentos especiales del grupo de las ficobiliproteínas tales como ficoeritrina (coloración rojiza) y la ficocianina (coloración verde azulada). Debido a la dominancia de la ficocianina sobre la ficoeritrina, tienen una coloración verde azulada, de ahí que se conozcan también con el nombre de algas verde azules.

A diferencia de todo el resto de verdaderas algas que trataremos en esta sección del atlas, las cianofíceas son organismos procariotas y por tanto, bacterias, lo que implica que no existe una compartimentación celular compleja como en los eucariotas.

Las algas azules presentan una cubierta externa donde encontramos los pigmentos fotosintéticos mientras que el interior de la célula es incolora. Tiene sentido debido a que es precisamente en la superficie donde se produce la captación de la luz.

Presentan adaptaciones a los ambientes más inverosímiles lo que conlleva la adquisición de nuevas capacidades que les permitan sobrevivir en condiciones hostiles como: sistema de fijación de nitrógeno atmosférico, presencia de toxinas para repeler ataques de los depredadores, etc…

Hábitat:
Sobretodo aguas dulces y zonas terrestres con cierto grado de humedad.

Se da el caso de asociaciones a helechos (Pteridófitos) como es el caso del género Anabaena al helecho acuático Azolla caroliniana

Morfología en acuario:
Suelen formar recubrimientos densos de color verde azulado, negruzco o verde oscuro tanto en el suelo del acuario, como en plantas y decoración. Desprenden un olor particular cuando las extraemos del acuario que sin duda las identifica con claridad por si teníamos alguna duda de su presencia, debido a que es un olor bastante penetrante.

Causas de su aparición:
Suelen hacer acto de presencia en los suelos de aquellos acuarios que presentan un fondo pobre en oxígeno debido al exceso de materia orgánica acumulada y la escasa circulación del agua.

En general, invaden los acuarios con agua envejecida, abundancia de compuestos nitrogenados en disolución, filtros descuidados, carencia de oxígeno (altas temperaturas, exceso de población, etc…).

Alimento vivo no consumido que se entierra en el fondo y se pudre, junto con aditivos inadecuados colocados en el sustrato favorecen la aparición de las algas azules.

La iluminación tanto por exceso como por defecto, junto con el resto de factores antes descritos conlleva la aparición de estas algas.

Método de control:
Puesto que una infestación masiva de algas azules, suele ser debida a una agua en malas condiciones, lo más inmediato es mejorar las condiciones medioambientales del acuario.

Tener una abundante plantación de crecimiento rápido que compita directamente con las algas por los nutrientes.

Favorecer la oxigenación: mantener una población adecuada de peces y plantas, incluso en caso necesario añadir oxigenadores dependiendo del caso.

Realizar sifonados periódicos del fondo del acuario durante los cambios de agua si la vegetación es más bien escasa para mantener el suelo en un estado de salud adecuado y bien oxigenado.

Limpiar con cierta regularidad el material filtrante de los filtros sin esperar a que el filtro esté demasiado “embozado”.

Iluminar de forma adecuada a las plantas tanto en términos de fotoperiodo como intensidad.

El control mecánico es fácil puesto que se desprenden con facilidad al paso de la campana de sifoneo durante los cambios de agua. Puesto que son organismos procariotas se da la tendencia a utilizar antibióticos para su eliminación, ¡NO! Los antibióticos deben ser empleados para combatir las enfermedades bacterianas de nuestros peces y no es necesario su empleo para combatir las cianofíceas; con esto sólo favorecemos la aparición de cepas resistentes en nuestro acuario contra las cuales si en un futuro nuestros peces son aquejados de alguna enfermedad bacteriana no podremos utilizar determinados antibióticos.

Los peces hacen poco caso a este tipo de algas, en parte debido a la presencia de aquellas toxinas que hemos comentado antes, pero parece ser que los caracoles son menos remilgados y son capaces de controlas una pequeña plaga de estas algas.

Los alguicidas tienen efecto pero como siempre matan las algas pero no nos solucionan el problema de fondo, así que encima hemos agravado la situación de nuestro acuario. ¡Intentemos evitar el empleo de productos químicos innecesarios en nuestro acuario!

Anuncios: