Algas pardas (Phaeophytas)

Algas pardas (Phaeophytas)

División: Crisófitos.

Clase: Bacilariofíceas (Diatomeas).

Características:
Organismos autótrofos de tipo unicelular que presentan clorofila A y C, así como pigmentos accesorios del grupo de las xantofilas (fucoxantina y diatoxantina) responsables de la coloración marronosa del alga al emmascarar el color verde de las clorofilas.

Presentan una cubierta de dióxido de silicio que recibe el nombre de frústulo, el cual recubre en forma de dos valvas a las células y cuya función parece ser de protección.

La clasificación de las diferentes especies de diatomeas, entre otras muchas características, tiene lugar gracias a las ornamentaciones que presentan estos frústulos.

Hábitat:
Encontramos diatomeas en aguas saladas, dulces e incluso en tierra húmeda.

Morfología en acuario:
Suelen presentarse en forma de una película fina de color marrón que recubre plantas, decoración e incluso los propios cristales del acuario. Se caracterizan por desprenderse fácilmente rascando suavemente con nuestra uña por ejemplo allá donde se encuentren, liberándose esa película algal de la que hablamos anteriormente.

Debido a ese aspecto untoso que tienen, algunos acuariófilos e incluso en la bibliografía las podemos encontrar como algas untosas pardas.

Causas de su aparición:
Son comunes en aquellos acuarios donde la intensidad de luz es baja o también cuando el fotoperiodo es demasiado corto.

A su vez, concentraciones altas de fosfatos y especialmente de silicatos parecen favorecer su aparición. Las concentraciones altas de nitrógeno afectan pero con este tipo de algas tampoco son un principal promotor.

Las aguas alcalinas, los acuarios inestables debido a un reciente montaje, etc… también se encuentran entre los factores que favorecen su aparición.

Método de control:
Cambios de agua frecuentes para reducir la carga de compuestos fosfatados y nitrogenados del acuario.

Añadir peces devoradores de algas tales como loricáridos, a los cuales gustan este tipo algas e incluso mantener una pequeña población de caracoles: Planorbis, Pomacea bridgesi, etc…

Aumentar la intensidad de luz lo más cercana a 0,5W./l y un fotoperiodo de 10-12 horas.

Intentar la eliminación manual mediante el sifoneo de las mismas en los cambios de agua.

No recurrir a métodos de control químicos, ya que son inefectivos, aparte de un problema para el equilibrio biológico de nuestro acuario.