Aequidens sp. “Llanos” (Vieja)

Aequidens sp. "Llanos" (Vieja)

Nombre común: Vieja, mochoroca. Aequidens sp. “Llanos”.

Etimología: Aequidens es la unión de dos términos latinos, el primero aequus significa igual, en tanto que el segundo, dens significa dientes, dentadura. El género por tanto, hace referencia a la dentición uniforme en contraste con la del género Astronotus donde la dentición anterior es más larga que la posterior.

Clasificación:
• Orden: Perciformes.
• Familia: Cichlidae (Cíclidos).
• Subfamilia: Cichlasomatinae.
• Tribu: Cichlasomatini.

Nota: Como bien sabemos, el primer especimen de este género fue denominado por Heckel en 1840 como Acara crassipinis.

En 1894 los ictiólogos norteamericanos Eigenmann y Bray observaron que la dentición de la especie tipo del género, el Acara crassipinnis (actualmente es una denominación no válida de Astronotus crassipinnis) era totalmente diferente con respecto a la de los otros Acaras.

Todos los miembros del género Aequidens poseen pequeños dientes cónicos, mientras que el Astronotus crassipinnis tiene la dentición anterior de mayores dimensiones. Además casi todos los miembros del género Aequidens cuentan con tres radios en la aleta anal, a diferencia del resto de géneros que forman la subfamilia Cichlasomatinae que tienen cuatro o más radios. También les diferencia que los Aequidens carecen de lóbulos en el arco branquial, lo que les convierte en uno de los géneros más primitivos de la familia Cichlidae.

Mucho más cerca en el tiempo, en 1983, el ictiólogo sueco Sven O. Kullander comenzó a revisar nuevamente el género Aequidens y ya en 1986 se restringió esta denominación a especies afines a la especie tipo: Aequidens tetramerus.

Son muy parecidos externamente a las especies que conforman el género Cichlasoma pero difiere de este, por tener las aletas dorsal y anal desnudas (sin escamas) y por presentar un pedúnculo caudal más largo. Otros caracteres diagnósticos incluyen: sólo tres espinas anales; pérdida de canales de la línea lateral sobre los lóbulos dorsal y ventral de la aleta caudal; escamas prepélvicas cicloideas; escamas preoperculares ausentes; punteado de la aleta caudal asimétrico; mancha caudal frecuentemente rodeada de matices brillantes; la mancha en la mejilla puede extenderse verticalmente en el preopérculo (Kullander, 1983).

Tras la revisión existen actualmente 16 especies con descripción científica (hay varias aun pendientes que seguramente engrosarán el siguiente listado) que son: Aequidens chimantanus, A. diadema, A. epae, A. gerciliae, A. mauesanus, A. metae, A. michaeli, A. pallidus, A. paloemeuensis, A. patricki, A. plagiozonatus, A. potaroensis, A. rondoni, A. tetramerus, A. tubicen, A. viridis.

Todas ellas tienen en común el tamaño en torno a los 25 cm, la marca más o menos cuadrada en la mitad de su cuerpo que forma parte de la banda lateral, aunque sobresale de ella. También comparten una marca peculiar, con forma más o menos triangular en la zona suborbital (en la mejilla).

En cuanto a su comportamiento, son especies con carácter, casi todas frezan en abierto, con las excepciones conocidas de A. diadema y A. pallidus que son larvófilos tardíos, es decir, desovan sobre el sustrato o sobre una piedra, y más tarde (en torno a las 48 horas) son llevados a su boca para culminar el desarrollo de las larvas.

Quedando las especies más conocidas a la espera de una nueva denominación, mientras tanto, se les debe de escribir entrecomilladas: “Aequidens” pulcher, “Aequidens” rivulatus, “Aequidens” coeruleopunctatus…

De la mencionada revisión realizada por Kullander han sido creados nuevos géneros: Bujurquina, Tahuantinsuyoa y Laetacara por Kullander (1986), más tarde se crearon los géneros Krobia, Guianacara y Cleithracara por parte de Kullander & Nijssen (1989).

Biotopo:
Habitante típico de las lagunas, caños (ríos temporales con agua sólo en la época lluviosa) de los Llanos, riachuelos con poca profundidad y muchos escondites.

Distribución:
Llanos de Venezuela y Colombia en la cuenca del río Orinoco.

Forma:
Típica de las especies del género Aequidens. Peces musculados, de cabeza poderosa, frente ancha y enormes bocas. Son muy parecidos a los peces del género Geophagus, pero se diferencian de estos por el número de espinas en la aleta anal (3-3 en Aequidens) y por la ausencia de un lóbulo en el primer arco branquial con el que sí cuentan los Geophagus, (esto es tomado de los demas Aequidens del Atlas). Agregándole esto, poseen las aletas dorsal y anal desnudas (sin escamas); escamas preoperculares ausentes; punteado de la aleta caudal, asimétrico y la mancha caudal frecuentemente rodeada de matices brillantes.

NOTA: Esta especie ha sido erróneamente identificada como A. pulcher. Las diferencias con este especie es sobre todo el patrón de coloración; por ello está en estudio detallado para su revisión.

Coloración:
Patrón de coloración del cuerpo con ocho bandas transversales, cinco a los lados colocadas desde el ángulo superior del opérculo hasta el final de la aleta dorsal, ésta cruza la mancha lateromedial; cabeza sin marcas definidas; salvo una dorsal con la mitad basal no pigmentada, sobre todo el tercio posterior; caudal con 2 a 8 franjas transversales estrechas. Patrón de coloración caracterizado por un cuerpo oliváceo.
Aletas hialinas atravesadas por series de puntos oscuros.
Cabeza con series de puntos iridiscentes azulados sobre las mejillas.

Tamaño:
60 a 72 mm (pudiendo alcazar los 80 mm).

Diferencias sexuales:
El macho es más grande que la hembra. La coloración de la hembra en época de puestas aumenta intensificándose en el rostro. Como la mayoría de los de su género, los machos cuentan también con aletas terminadas en punta, mientras que las de las hembras son más redondeadas.

Temperatura:
22° a 28°C.

Agua:
pH:6.5 a 7.5 dGH: 4 a 15º.

Acuario:
Se les debe dar un acuario con espacio ya que son bastante territoriales una pareja se puede mantener en un acuario de 60 litros. Les gusta estar en cuevas y remover objetos, así que hay que proporcionarles lugares donde meterse y cosas que mover. Una buena vegetación les ayudará mucho en época de cría.

Alimentación:
Omnívoro, con tendencia a la entomofagia (alimentación a base de insectos).
Acepta comida en gránulos y hojuelas.

Comportamiento:
Son los auténticos brabucones del barrio, muy territoriales y no quieren a nadie cerca. Aumentando su agresividad en la época de cría. Es recomendable tenerlos solos o con peces de mayor envergadura que ellos.

Reproducción:
Su reproducción es continua; aunque la mayor actividad se presenta en época de lluvias. Ésta se presentará como la de los cíclidos: temblores, movimientos rapidos en frente de la hembra y limpieza de ciertos sitios, para después entre la pareja cuidar los huevos alternándose el aleteo sobre ellos.

Madura a los 44 mm de longitud externa y tiene una fecundidad superior a los 600 huevos. Es importante si se llega a colocar una sola pareja, disponer de bastantes escondites ya que el macho siempre marcará su territorio aunque esté solo con ella.