Aegla platensis (Pancora)

Aegla platensis (Pancora)

Nombre común: “Pancora”(término utilizado para otros cangrejos de rio), cucaracha de rio. Aegla platensis.

Clasificación:
• Orden: Decápodo.
• Infraorden: Anomura.
• Familia: Aeglidae.
• Género: Aegla.

Biotopo:
Su nicho ecológico abarca diversas fuentes fluviales y sus afluentes en América del Sur, ocupa zonas rocosas de aguas relativamente frescas y fondos de grava y arena

Distribución:
Parte central y Suroeste de América del Sur, con una mayor presencia en regiones de Argentina, destacando centro y Suroeste de Buenos Aires, Sur de Tucumán, Sureste de Catamarca y Suroeste de Misiones; su presencia también es reportada en la zona Sur de Brasil, en Paraguay y en Uruguay.

Forma:
Es la típica de los cangrejos de rio con pleón y cefalotórax, el pleón es pequeño y corto y suele presentarlo siempre plegado, incluso en la marcha, el cefalotórax es bastante más grande en comparación y rodeado por una corona espinosa en el borde. Sólo son visibles 4 de los 5 pares de patas o periópodos, el primero son dos pinzas robustas, los tres siguientes pares son periópodos locomotrices y el quinto par se situa debajo del pleón con un uso reproductivo de ventilación de huevos y crias en la hembra.

Coloración:
El más habitual es el patrón marrón arena con diferentes tonalidades de clara a oscura dependiendo del sustrato sobre el que se desarrolle, pudiendo derivar a un hermoso color azulado. Las crias suelen presentar un patrón blanquecino crema a gris pálido.

Tamaño:
Ronda sobre los 4cm de diámetro para las hembras adultas y un poco más para los machos.

Diferencias sexuales:
El dimorfismo sexual de estos animales se evidencia en la diferencia de tamaño, más grande el macho que la hembra en el tamaño del primer par de periópodos, siendo las pinzas sensiblemente más grandes en el macho y tambén en los órganos sexuales externos, diferencia esta muy sutil que radica en la presencia de poros genitales en la base del tercer par de patas, como unos pequeños agujeros que sólo presenta la hembra.

Temperatura:
La temperatura óptima de mantenimiento es fresca en comparación con la mayoria de animales mantenidos en acuario, ronda los 18 a 24ºC; el límite inferior parece que puede hayarse muy por debajo de esta cifra, hay reportes de su presencia bajo finas capas de hielo; Probablemente sea interesante bajar la temperatura del acuario entre 18 y 20ºC en invierno para estimular su conducta reproductiva con el ascenso termométrico estival. Si la temperatura asciende sobre los 25ºC, será necesario una aireación extra para aumentar la disolución de O2 en el agua, elemento indispensable en cantidades adecuadas para estos animales. Con todo lo visto, en una habitación donde la temperatura en invierno no sea demasiado fria, no precisará calentador para el agua.

Agua:
Como casi todos los crustáceos, requiere aguas de neutras a básicas y de dureza media alta con un ph entre 7,5 y 8 y un gh igual o superior a 12, tolerando un amplio rango siempre que las condiciones generales del agua sean excelentes en limpieza y oxigenación. Son especialmente sensibles a la presencia de metales pesados en especial el cobre, como casi todos los invertebrados, y también a la presencia de compuestos nitrogenados.

Acuario:
Requiere un tanque a partir de 25L para 3 ó 4 ejemplares, su pequeño tamaño, su costumbre de refugiarse en pequeñas oquedades y su escasa agresividad intraespecífica, permite el mantenimiento en contenedores pequeños. Decorar con un sustrato de granulometria media, a partir de 2mm en adelante, con presencia de troncos y piedras que les puedan brindar refugio, también se puede añadir a la decoración pequeños tubos cortados de pvc que apreciarán como escondite. Un acuario plantado mejorará la calidad del ecosistema, las plantas no serán alteradas por este singular animal.

Alimentación:
Como todos los cangrejos de rio, esta especie es omnívora, detrívora consumiendo alimentos ricos en proteinas con la adición de materia vegetal tipo espirulina, consumirá restos de alimento en escamas, comprimidos secos especiales para cangrejos, alimento fresco y congelado (gambas, pescado blanco, mejillón etc), tiene tendencia a capturar pequeños caracolillos que tritura entre sus tenazas para devorarlos, no constituyendo ningún peligro para la población de caracoles.

Comportamiento:
Se trata de un animal de costumbres nocturnas y crepusculares, retirándose durante una parte del dia en sus cubiles y alimentándose a partir del atardecer. Como hemos apuntado, tiene una excelente tolerancia intraespecífica, lo que se traduce en escasa agresividad entre individuos, incluso del mismo sexo, además, los adultos no tienen costumbres caníbales como otros cangrejos, respetan a crias y juveniles, factor éste muy cómodo para la cria y mantenimiento dando mayores tasas de supervivencia. Los juveniles de este cangrejo son muy activos y fuertes, gustande modificar su entorno inmediato empujando piedrecitas de un tamaño igual y hasta superior a ellos. Las crias parece que tienen más carácter que los adultos realizando ataques sin consecuencias a los camarones que encuentren en un radio de 1cm de su posición. La mejor combinación para con estos animales son los camarones que acepten condiciones químicas y de temperatura del agua similares, así, son ideales las Neocaridina heteropoda, asociación ésta muy utilizada, si la temperatura inferior no es menor a 20ºC, también se puede asociar muy bien con otros camarones del género caridina como cantonensis y/o breviata; los Aeglas no depredarán sobre ellos, los ignoran, además, son de movimientos más bien lentos, lo que les imposibilitaria su captura. Depreda sobre pequeños caracoles sin poner en peligro las poblaciones de estos, pues los captura en pocas cantidades si está alimentado correctamente. También se puede combinar con peces pacíficos y de pequeño tamaño que acepten sus condiciones de agua y no ocupen su nicho ecológico, asi como peces de fondo con costumbres preferentemente vegetarianas como Ancistrus, siempre que el tamaño del acuario lo permita.

Reproducción:
Tiene lugar en el período estival, con las máximas temperaturas que se alcanzan en sus zonas de origen, un agua a 25/26ºC con una buena calidad y una oxigenación adecuada serán estimulantes en la tarea reproductiva. La puesta e incubación de los huevos se da en otoño/invierno mientras que los cuidados parentales se dan en primavera hasta la llegada del siguiente período reproductivo. En cautividad tienen una buena tasa reproductora llegando a hacer hasta 3 puestas anuales dadas las buenas condiciones de alimentación y una temperatura algo mas alta que en su medio natural. Dependiendo del tamaño de la hembra, ésta podrá alojar entre 50 y 100 huevos bajo su pleón que tardarán alrededor de 6 semanas en eclosionar, pasando de un color naranja vivo a marrón poco antes de la eclosión naciendo crias de 1mm de tamaño que no pasan por un estadío larvario siendo muy similares a sus padres cuyo fenotipo típico (aspecto externo) alcanzan plenamente tras las repetidas mudas que realizan en la 1ª fase, creciendo a un ritmo rápido hasta alcanzar su madurez sexual sobre los 6 meses de edad, momento a partir del cual se ralentiza y espacia sus mudas a 2 ó 3 al año.