Acanthicus hystrix (L155)

Acanthicus hystrix (L155)

Nombre común: Lyre tail pleco, Acanthicus hystrix Spix.

Su código L-number es el L155 (DATZ 02/1994), descrito por Sprix y Agassiz en 1829. El término Rinelepis Acanthicus, que le otorgó Valenciennes en 1840 por pensar que un ejemplar juvenil se trataba de otra especie, no es válido.

Clasificación:
• Orden: Siluriformes.
• Familia: Loricariidae. (Loricáridos).
• Subfamilia: Hypostominae.
• Tribu: Ancistrini.

Biotopo:
Amazónico. En las orillas con zonas sombrías y formaciones leñosas.

Distribución:
Rio Orinoco y Xingu, y probablemente en Guyana (descrito por Burgess en 1989).

Forma:
Forma típica de loricárido. Cuerpo ventralmente aplanado, ensanchado en la parte delantera y estrechado en la parte posterior. Boca en posición infera. Desarrollo odontal general notorio, y en especial el interopercular, donde ademas son de gran corpulencia. Carece de aleta adiposa.

Le caracteriza la forma de la aleta caudal: en forma de lira y con dos prolongaciones cartilaginosas sobre los radios duros, pudiendo ser éstas del mismo tamaño que el cuerpo en ejemplares juveniles.

Coloración:
La coloración del cuerpo es de un negro espectacular y llamativo, sobre todo en ejemplares juveniles. A medida que alcanzan edades adultas, este color se vuelve un tanto más apagado.

Tamaño:
Alrededor de 50 cm, aunque se hablan de capturas de este ejemplar de un mayor tamaño, sobrepasando los 70 cm y pudiendo alcanzar hasta 1 m.

Diferencias sexuales:
Difícil, si no se tienen puntos de referencia para comparar. Pese a ser una especie con un desarrollo odontal importante, los machos suelen poseer un mayor largo de éstos en el radio duro de las aletas pectorales, así como los interoperculares.

Temperatura:
Entre 22º y 27ºC.

Agua:
pH entorno a 6.5 y de dureza moderada, con una buena oxigenación.

Acuario:
Dada su talla adulta, no es nada recomendable para acuarios particulares, salvo que sean de mucho volumen, más de 1.000 l.

Alimentación:
Omnívoro, aunque la mayor parte de su dieta será de origen vegetal, sobre todo en edades juveniles, siendo las algas su plato favorito. En cautividad se le puede suministrar pepino, calabacín, y otros para suplir esta parte de la dieta. Pastillas de fondo también serán aceptadas, y algún aporte protéico como larva, gambas, mejillones o papilla.

Comportamiento:
Tímido al principio en cautividad, una vez que se encuentre a gusto en su entorno, y tenga preestablecidas su horas de alimentación no será difícil verle a cualquier hora del día, no siendo de hábitos nocturnos. No es un loricárido que destaque por su agresividad, más bien al contrario, pero como todos puede serlo si el espacio es escaso y hay demasiada competencia por alimentos.

Reproducción:
Sin datos.